Hace no mucho que los medios sociales eran considerados como ‘un instrumento más’ y no como una preocupación real para las empresas, aunque por imposible de creer que parezca muchas de ellas siguen sin entender su trascendencia.

La aparición de los medios sociales ha cambiado por completo el panorama del sector, y parece que las empresas, poco a poco, se van dando cuenta de ello y empiezan a considerarlos como lo que son, una de las más potentes herramientas de comunicación y un estupendo canal de escucha e interacción con el usuario.

Dentro de poco se utilizarán medios de comunicación social en todos los ámbitos de la vida y las organizaciones necesitarán datos sobre ellos y su audiencia. Entender qué quiere el público y por qué lo quiere es lo que nos permitirá mejorar las prácticas de comunicación y alcanzar nuestros objetivos.

Por ello, saber medir y establecer resultados es fundamental. Si queremos poner en valor nuestro trabajo es necesario entregar a los clientes buenos reportes de datos que estén alineados con sus objetivos de negocio. Solo así éstos podrán entender que hay resultados y por qué los hay.

De hecho, y tal y como comentaba Alejandro Domínguez en la última sesión de la PR Academy organizada por ADECEC, sin medición no se puede ser estratégico y toda estrategia de comunicación debe ser medible para aportar valor.

A día de hoy, en el mundo digital podemos obtener datos de prácticamente todo: el número de visitas, el tiempo medio de estancia en la web, la interacción de los usuarios e incluso el tipo de seguidores segmentados por edad, sexo, país, etc.

Precisamente por eso, elegir los KPIs (Key Performance Indicators o Indicadores Clave de Rendimiento) adecuados es fundamental. Pero ¿cómo los elegimos?

Hay que tener en cuenta que todos los clientes son distintos y que, por tanto, tendrán unas necesidades diferentes. De modo que los KPIs deberán estar directamente alineados con los objetivos de negocio de nuestro cliente. Esto quiere decir que no debemos aportarle montañas de datos, que seguramente no pueda entender o que simplemente no le interesen, sino elegir aquéllos que estén directamente relacionados con sus objetivos.

Después de haber elegido nuestros indicadores, el siguiente paso será analizar la audiencia y los resultados. La mejor forma de hacerlo es empleando algunas herramientas de medición. En la actualidad hay innumerables, pero algunas muy eficientes son: Radian 6, Augure, Social Mention, Topsy (cerrada en 2015) o Ice Rocket

Nuestra compañera Marta Rodríguez, a través de este blog, nos recomendó Google Analytics. Google Analytics es una herramienta muy completa que nos permite  saber qué usuarios entran en nuestro sitio web, cuánto tiempo permanecen en él, cuál es su edad, nacionalidad, qué publicación les ha gustado más o cuál es su nivel de fidelización. Esta información resulta muy útil para saber qué redes sociales atraen más tráfico y qué tipo de contenidos son más relevantes para nuestro target y, de este modo, poder mejorar nuestras campañas y generar reconocimiento a nuestras marcas.

En el mundo del ‘Big Data’ no sirve de nada tener datos si no somos capaces de comprender lo que éstos quieren decir. Por ello es necesario interpretarlos y tratar de entender los resultados. Solo así sabremos qué ha funcionado mejor, qué debemos cambiar, qué debemos seguir haciendo y, sobre todo, cómo aportar valor añadido.

Gabriel Navarro y Joan Espuny

Gabriel Navarro y Joan Espuny

Departamento creativo / Agencia comma

2 Comments

Leave a Reply