A pesar del atrevimiento de hoy del Sr. Rajoy de medio hablar ante los medios en los pasillos del Congreso, es unánime la opinión de que el Gobierno no está gestionando nada bien su política comunicativa. El debate en el sector de la comunicación está servido ¿es una estrategia planificada o no? Curioso que la ausencia de Soraya Sainz de Santamaría del escenario público haya provocado algunos  “Donde dije digo…” como si de una clase de adolescentes se tratara cuando sale la profe de la sala.

Que la situación es complicada, no cabe duda. Que no hay ni una sola noticia positiva ni una sola medida agradable, también. Es una situación harta complicada, difícil y muy, muy ingrata. Todos lo sabemos. Sin embargo, la escapada de ayer de nuestro presidente por la puerta de atrás dice mucho más que cualquier palabra que se hubiera atrevido a pronunciar.

Y, últimamente, estamos hartitos ya de tanto gesto y de tan poca palabra. No se puede anunciar una reducción del presupuesto de Sanidad y de Educación de 10.000 millones de euros por nota de prensa. Ese no es el instrumento adecuado; ni hacer ruedas de prensa a tres bandas cuyo contenido no entienden curtidos periodistas. ¿Qué ocurre con la comunicación de este Gobierno?

No este un post de opinión política;  sólo de comunicación. Personalmente creo que el grave error comunicativo de nuestros gobernantes viene marcado por dos aspectos:

Primero, una desconsideración total por la audiencia («si nos han dado la mayoría absoluta eso significa que no tenemos que explicar nada». ¡ERROR!) Eso que se viene en llamar “el conjunto de ciudadanos” (como si fuéramos algo etéreo) no es estúpido y merece muchas, muchas explicaciones. Ese rasgo tan soberbio y despreciativo que mostró antaño el Sr. Aznar parecía ya alejado de las filas del PP, pero su sombra podría parecer que vuelve a rondarnos. Y, aunque no fuera así, los gestos y actitudes están dando a entender eso.

Segundo, ha habido un enorme “movimiento” de periodistas pasados a las filas de los departamentos de comunicación de los distintos ministros y ministerios y mucho me temo que la autoridad de grandes profesionales como Concha Martín (Economía), Javier Esteban (Empleo), Rosa Serrano (Sanidad), Margarita Mayoral (Educación) Albert Gimeno (Interior), Joaquín Madina (Defensa), María Claver (Exteriores), etc., es casi inexistente. No puedo creer que ningún profesional de la comunicación haya aconsejado a sus respectivos jefes que hagan lo que están haciendo, porque en este mundo – y más en política- todo comunica y más dice un gesto que mil palabras (comunicación no verbal).

Foto: RTVE

 

Agencia comma

Agencia comma

Agencia comma

10 Comments

  • Laura dice:

    Desde luego, al Gobierno no paran de lloverle críticas por esta chapuza comunicativa que está perpetrando. La escabullida de ayer de Rajoy fue memorable. Me hace gracia que la gente se asuste por la ‘mala imagen’ de España que da una huelga general; creo que la imagen que da un presidente de Gobierno que huye de su propia prensa es bastante peor. En mi opinión, el error respecto a la audiencia es despreciar no a todos sus públicos, sino al principal: la ciudadanía. Se están dirigiendo, en cambio, a quienes nos ‘miran por el microscopio’ (http://politica.elpais.com/politica/2012/04/09/actualidad/1333991611_809074.html). Un error, por otro lado, cometido ya una y otra vez por la mayoría de los gobiernos anteriores, de uno y otro signo. Y es que no aprenden…

  • Ricardo L. dice:

    Silvia, en tu post das la respuesta implícita. Lo que parece suceder es que toda la estrategia pasa por una sola persona, Carmen Martínez de Castro, que desde Moncloa deja poco margen al resto de personas de comunicación de los diferentes ministerios. Algo a todas luces erróneo, pero que no puede sorprender viendo lo que sucedía igualmente cuando el PP estaba en la oposición y la misma persona estaba al frente de todos los asuntos de prensa.

  • Silvia dice:

    Ricardo, sin estar en contra de lo que dices, no me puedo creer que la recomendación de Carmen Martínez de Castro sea decirle a Rajoy que salga por patas y por la puerta de atrás. Y más aún, que nadie le cuestione algo que es de libro sobre lo que «nunca se ha de hacer». Falta autoridad entre los dircom de los Ministerios porque de lo contrario ya habría unas cuantas dimisiones encima de las mesas. Esta ristra de acciones (u omisiones) está poniendo en entredicho la profesionalidad de los que están al cargo de la comunicación del Gobierno además de dejar en clara evidencia que no se puede pasar de los medios a los gabinetes «a pelo». Falta formación en este sentido y es una lástima que ni la Asociación de Directores de Comunicación (DIRCOM), ni APM, ni nadie tome cartas en el asunto.

  • Norma dice:

    A mi lo que me asombra es que todavía nos quede espacio para el asombro. Lo sorprendente sería que este Gobierno llevara a cabo una política de transparencia y diálogo, cuando no es una práctica de su partido. ¿Que todos los manuales de Comunicación dicen que hay que dar la cara? Si. ¿Que la imagen que dio el Presidente escapando de los medios por la puerta de atrás es lamentable? Si. El Gobierno lo sabe y sus responsables de Comunicación imagino que también. Parece que pesa más la disciplina jerárquica o de partido. El respeto no cuenta: tienen mayoría absoluta, ya lo han dicho, pueden hacer lo que les de la gana.

  • Consuelo SM dice:

    El Gobierno está cometiendo muchos errores de comunicación que han tenido como colofón la huída de ayer: ministros que hablan de lo que van a hacer otros ministerios que no son los suyos, competencia por titulares entre Hacienda y Economía, afán por conceder entrevistas en medios extranjeros para contarles qué medidas se van a tomar, posteriores desmentidos… Todo esto da una sensación de falta de coordinación absoluta, algo de lo que también se acusó al anterior gobierno en determinados momentos. En la situación en que se encuentra España, la falta de un mensaje homogéneo y con sentido común hace que crezca la desconfianza fuera y dentro de nuestras fronteras. ¿Realmente les preocupa la comunicación? ¿O sólo se acuerdan de ella en campaña electoral? Silvia completamente de acuerdo contigo en que pasar de un medio a un gabinete no es tan fácil…

    • Silvia dice:

      Gracias, Consuelo. Efectivamente, lo que dices no puede ser más cierto. Sólo les interesa la comunicación – y rodearse de profesionales de la comunicación política- durante las campañas electorales. A menudo se olvidan, TODOS, de que la comunicación es una maratón y nunca un sprint.
      En fin, así nos va…

  • Elvira dice:

    Una vez más asistimos a la necesidad de contar con profesionales en cada uno de los ámbitos, o, como mínimo, dejarse asesorar por ellos.

    Política y Comunicación (con mayúsculas) no pueden ir por separado. La política se hace para algo y, sobre todo, para alguien. Alguien a quien representas y a quien le debes el mayor de los respetos, porque, para eso, entre otras cosas, ha depositado en ti su confianza. Hacerlo de otro modo, es tomar el pelo, que es precisamente lo que está haciendo nuestro Gobierno en los últimos días con cada uno de los ciudadanos de este país: tomarnos por tontos. Así, al menos, es como yo me siento.

    • Silvia dice:

      Elvira, gracias por tu aportación. Has dado en el clavo. Es muy importante que los profesionales con los que contamos puedan participar de la gestión y no ser meros ejecutores de decisiones adoptadas por no expertos. Somos los propios profesionales de la comunicación los que tenemos que tomar cartas en el asunto y estar muy apoyados por las distintas asociaciones profesionales (DIRCOM, APM…)cosa que no parece que esté sucediendo.
      Estoy muy de acuerdo contigo en que este gobierno, y los políticos en general, consideran que los ciudadanos somos tontos, de remate.

  • […] semana pasada ya escribí sobre la deficiencia comunicativa del gobierno y ríos de tinta se están escribiendo sobre la actitud y comportamiento del Rey, la incoherente […]

Leave a Reply