Segundo post del año con la vuelta de vacaciones aún en las espaldas. Comenzamos 2014. El año, dicen, de la esperanza, y es que ya muchos medios han caracterizado así más de uno de sus titulares. Pero perdonen que no me haya presentado, Soy Cristina Rubio, nueva consultora en el equipo de Silvia Albert. Soy periodista y lectora de todo lo que cae sobre mis manos y  cada día me sorprende más la capacidad de persuasión e influencia que tienen los medios sobre las personas. Se respira un cierto optimismo tras unos años plagados de malas noticias y pesimismo donde cada día la palabra crisis aparecía reiteradamente en todos los titulares. Parece que en los últimos meses los periodistas empiezan a dar luz verde a informaciones cada vez más positivas. La caída de la economía doméstica manifiesta una cierta rebaja en su ángulo y los últimos indicadores macroeconómicos del paro reflejan una tendencia positiva en 2014.

Con el inicio del nuevo año todos fijamos nuevos objetivos. Pero si simplificamos la gran lista de propósitos resumiríamos nuestras metas en tres palabras: salud, dinero y amor. La salud y el amor no dependen de nosotros, al menos no solo de uno mismo, por lo que solo tenemos la posibilidad real de gestionar nuestro dinero. La economía mueve el mundo, y esta a su vez es alimentada por millones de analistas que balance tras balance construyen una delgada línea entre el gasto y el ingreso en una escala mundial. Y es que  mi reciente incorporación en la agencia apoyando en la comunicación de importantes entidades financieras me ha permitido tener en mi mano informes de expertos con previsiones económicas para 2014, previsiones optimistas pero conservadoras, que transmitiremos a medios clave. Lejos de materializar esa información en riqueza de los hogares, al menos,  ofreceremos noticias más positivas a los receptores.

Después de un 2013 movidito, con muchos altibajos e incertidumbres y con importantes hitos económicos, damos un adiós nada amargo a la recesión en la Eurozona. Deflación, retirada de estímulos en EE.UU., desequilibrios fiscales… 2014 comenzará con no pocos retos, pero el verdadero desafío será creer que esto se acaba, aunque lo leamos, lo escuchemos o lo veamos diariamente en los medios. Porque la política económica busca soluciones, pero la economía familiar salva obstáculos.

Foto: 20 minutos.


Agencia comma

Agencia comma

Agencia comma

4 Comments

  • @moirg dice:

    Interesante post Cristina, mas alla de el movimientos de los medios de comunicación respecto al momento que estamos de la crisis, independientemente de las previsiones de economistas, expertos y gurus, me quedo con un sintoma que hace ver que la situación va mejorando pero muy despacio. Tiene relación con la ultima frase del post “economía familiar salva obstáculos”, me doy cuenta que la gente esta mas participativa en ayudar (si alguna vez lo ha echo) con esperanza de dejar atrás estos años, con ilusiones que se van renovando, ahora piensan que hay un futuro, cosa que antes no, pero habrá que pelear por el, en contra, tenemos el peso de que es mucho tiempo aguantando esta situación, pero la naturaleza del ser humano es superarse y en este sentido llegaremos.

    • Cristina Rubio dice:

      Muchas gracias por tu interés en el post! Habrá épocas de vacas gordas y vacas flacas, pero al menos siempre tendremos opciones de superarnos. Vienen cambios, así que es mejor que estemos preparados y sigamos atendiendo a esta mudanza que han hecho los medios hacia el positivismo!

  • julian rubio dice:

    Hola,tienes razon en lo de la economía,pero lo dineros palpables esos que manejamos las personas de a pie en los ultimos tres años se ha reducido en un importante porcentaje y lo más duro,que cada vez hay que gastar más en cosas básicas como sanidad,estudios,y todo lo que conlleva la vida diaria…….viva la macroeconomía.un saludo

    • Cristina Rubio dice:

      Gracias Julián. Esperemos que en 2014 obtengamos el cambio que realmente queremos y que esta situación se calme al menos un poco. Mientras tanto, si seguimos leyendo titulares optimistas, al menos tendremos un poquito más de esperanza. FELIZ LUNES!

Leave a Reply