Déjame que te cuente la Fábula de la comunicación financiera. Érase una vez un banco de inversión, Ficticio Investment Banking (FIB), que operaba en el País de las Maravillas con mucho éxito. Gracias a su trabajo se convirtió en el primer banco de inversión del país. Los periodistas del lugar comenzaron a cubrir su actividad y trataron de contactar con ellos muchas veces para intentar conocer a su presidente y principales banqueros y que les ayudaran a entender su actividad. ¿Para qué necesito yo comunicación? Respondía a su secretaria el presidente cuando le pasaba la lista de llamadas. El negocio le iba bien, le contrataban en todas las operaciones y cada vez facturaba más. ¿Para qué necesito la comunicación? Mientras tanto, la imagen del banco en la mente de los periodistas se fue oscureciendo.

Así, los periodistas del País de las Maravillas hartos de no tener feedback dejaron de llamarle y continuaron publicando artículos sobre la actividad de FIB, artículos que tenían la virtud de provocar siempre la furia del presidente y los banqueros que trabajaban en él: “¿Los periodistas no tienen ni M. (de maravillas) idea?, ¿Esto es mentira?, ¿es que no contrastan sus fuentes? ¿Acaso no entienden nada o no tienen formación?…” decían todos al leer la prensa.

Un día, el presidente cogió el teléfono por error y un periodista de Elpaisión, el periódico económico líder del sector, que cubre los temas de banca en el periódico, aquí le pilla y allí le mata:

‒ Varias fuentes del mercado me han confirmado que vais a comprar el Banco Maravillas y la operación se cierra mañana, sólo quería que me confirmaras o desmintieras la información.

‒ Esto es completamente falso. Nosotros no estamos comprando nada. No lo publiques.

El periodista le creyó y sacó una noticia diciendo: “FIB desmiente que vaya a comprar al banco Maravillas” Ese mismo día su competidor, Cinco Maravillas publicó la información que se había cerrado la operación. El periodista de Elpaisión se sintió engañado y lo puso en su lista negra y a partir de entonces citaba a sus competidores y a FIB lo dejaba fuera. El presidente se pasó la mañana discutiendo internamente con el CEO: ¿¡quién había hablado con la prensa!? Cara de póker del presidente y responde: “La culpa la tienen estos periodistas de pacotilla”.

Mucho tiempo después, FIB participó en una gran operación del sector bancario, se trataba de la mayor emisión de deuda de la historia de un banco en el País de las Maravillas, el banco de Corazones. Se había anunciado esa misma mañana a través de una nota de prensa por parte del banco de Corazones que emitía la deuda, y no mencionaron que el asesor único era FIB. Todos los medios publicaron la noticia y nadie mencionó a FIB. Todos los banqueros y el CEO decían: “¡Tenemos que salir! ¡Tenemos que salir! ¡Esta operación debe conocerse!” El presidente sacó pecho y dijo al CEO: “yo conozco al periodista de banca de Elpaisión”. Y ni corto, ni perezoso, le llamó: “Sólo contarte que somos asesores únicos en la emisión del banco de Corazones”. Y el periodista se empieza a reír que aún suena el eco de las carcajadas en el País de las Maravillas. Al día siguiente sacó otra noticia y no nombró al asesor, pero si a otros bancos menores que habían participado para colocar la deuda…

Con unas cuantas operaciones igual, por fin, se dieron cuenta que necesitaba contratar a un hada madrina, digo asesor de comunicación,  para resolver su problema con el periódico y con su comunicación en general, que realmente tendría que hacer maravillas para mejorar la reputación del banco y más adelante tuvo que hacer lo mismo con su comunicación online, pero esas son otras historias…

Moraleja: 7 lecciones de comunicación

  1. Cada uno recoge lo que siembra, también en comunicación
  2. No puedes no comunicar: hablarán de ti aunque tú no hables
  3. No mientas nunca a un periodista
  4. La importancia de gestionar bien el off the record
  5. Es fundamental conocer a los periodistas clave de tu sector y construir relaciones de confianza con ellos
  6. Debes ayudar a los periodistas cuando lo necesitan porque en un momento de tu actividad empresarial, un día querrás comunicar algo y nadie te escuchará
  7. Deja que un experto de comunicación te asesore, realmente podemos hacer maravillas
Rosa Del Blanco Fernández

Rosa Del Blanco Fernández

Directora del área de comunicación del sector financiero / Agencia comma

Leave a Reply