A principios de año escribía en mi contribución al libro colaborativo Perspectivas de la comunicación 2012 que la transparencia sería la principal tendencia en la comunicación del sector financiero.

En este primer trimestre he leído muchos artículos en medios económicos sobre los modelos de banca transparente, ética y sostenible, con Triodos Bank como su mejor exponente. El banco holandés, que opera en España desde 2009, cerró el ejercicio 2011 con un crecimiento cercano al 30%, doblando su número de clientes y aumentando su cartera de crédito un 23% para préstamos a nuevas iniciativas.

Cifras llamativas en este contexto, que vienen a confirmar el modelo de una entidad bancaria cuya misión es mejorar la calidad de vida de las personas desde el sistema financiero y promover un uso más responsable del dinero.

Triodos es la más conocida, pero no la única que está contribuyendo a la consolidación de este modelo de banca en España.

Parece que la clave del éxito de la banca ética está en conectar con una parte de la sociedad insatisfecha tras años de crisis financiera y bancaria. Los clientes de la banca ética están dispuestos a renunciar a una parte de rentabilidad a cambio de que su dinero se invierta en proyectos que generen una rentabilidad más intangible, en forma de beneficios a la sociedad y al medio ambiente.

Expansión publicaba recientemente el proyecto Citizenship de Barclays, que busca acercarse al cliente con una estrategia de banca sostenible. La entidad quiere ser reconocida como una empresa transparente aplicando esa norma también a la comunicación. A partir de ahora -dicen- estarán abiertos a contar todas las noticias del banco, positivas o negativas, incluida la publicación de los sueldos del Consejo.

El último paso lo han dado las firmas de capital riesgo, que también se han dado cuenta de la importancia de la inversión socialmente responsable. La Asociación Española de Capital Riesgo, en colaboración con PwC, ha descrito los cinco pasos que debe seguir cualquier firma de private equity que quiera integrar en su cultura empresarial la responsabilidad social y la sostenibilidad para adoptar un modelo socialmente responsable.

¿Ha humanizado esta crisis a la banca? Diría que el humanizado es el cliente y que las entidades que se están sumando al carro apuestan por esta humanización en la medida en que puede resultarles rentable.

¿Serán los “fondos buitre” los próximos? Tendrán que empezar por un buen rebranding… en todo caso, bienvenida la transparencia, la ética y la sostenibilidad rentable. Es imprescindible para poder comunicar en los mismos términos.

Silvia Albert

Silvia Albert

Directora general / Agencia comma

Leave a Reply