En tiempos de cambio, la gente busca líderes inspiradores y visionarios. Los empleados quieren escuchar de sus directivos cómo se debe abordar el cambio y los pacientes quieren entender cómo encontrar su camino a través de un ecosistema en constante transformación. Esto significa que los líderes de las empresas del sector salud tienen una gran oportunidad para ir más allá de los bienes y servicios tradicionales y brindar apoyo adicional a sus grupos de interés.

Para tener éxito, sin embargo, las empresas deben reconocer que sus narrativas corporativas y comerciales están vinculadas, y que es esencial hablar con una sola voz: la comunicación corporativa de una empresa ya no puede separarse de su comunicación de producto.

Comprender el cambio

Cuando se trata de comunicarse en tiempos dinámicos, es imperativo que las organizaciones de salud comprendan las realidades cotidianas de sus grupos de interés. Aquí es donde la industria de la salud puede aprender y beneficiarse de su creciente colaboración con las empresas orientadas a la innovación tecnológica. Empresas como Google y Apple han construido su éxito sobre la base de escuchar las necesidades de sus públicos y las empresas de salud deberían tomar nota. Por suerte, esto es más fácil que nunca a través de los medios sociales. Uno de los aspectos más relevantes de la unión entre la asistencia sanitaria y la tecnología es la nueva mentalidad que se genera. Si las compañías sanitarias están dispuestas y son capaces de demostrar humildad, muestran sus fracasos y sus triunfos en nombre de la innovación científica, pueden hacer grandes progresos para paliar algunos de los retos de reputación que enfrentan.

Enfoque en el individuo

Cuando las cosas cambian, la gente quiere saber el impacto que tendrá en sus vidas. En 2017, las organizaciones sanitarias deberían concentrarse en añadir valor gracias a su experiencia única con el paciente.

Sin embargo, en algunos aspectos, el foco en el paciente se ha convertido en la nueva “innovación”, todo el mundo lo dice y por eso, ha empezado a perder su significado. A pesar de su ubicuidad, el concepto de poner al paciente en el centro es más importante que nunca. Hay una nostalgia universal por los “viejos tiempos” de la asistencia sanitaria – cuando los médicos podían ser médicos y los pacientes se sentían atendidos más allá de la barrera del ordenador.

Para aprovechar esta aspiración, las organizaciones sanitarias deben ir más allá de las proclamaciones genéricas de compromiso con el paciente y en su lugar perseguir formas auténticas y diferenciadas de hacer de los pacientes el núcleo de su negocio y su comunicación. Esto significa adoptar una transparencia sin precedentes y un diálogo de dos vías. Y, sí, esto es posible en un ambiente altamente regulado. Hay grandes ejemplos de este tipo de proyectos en toda nuestra industria y sobre ellas tendremos que poner nuestra atención.

Rosa Matias

Rosa Matias

Directora de proyectos / Comunicación digital / Agencia comma

Leave a Reply