Si algo tengo claro, y he tenido siempre, es que trabajo para vivir y no vivo para trabajar. Lo veía así antes y después de tener familia, aunque la familia que me espera todos los días en casa me ayuda a justificarlo aún más. Esto no quita que disfrute enormemente haciendo lo que hago, que me guste trabajar y que me apetezca superar retos y crecer profesionalmente. Pero para mí, prima lo personal: más allá del trabajo, tengo vida, vida que me hace crecer como persona y si crezco como persona, creceré como profesional. Para mí, antes que nada, somos personas.

Como trabajador, ¿qué puedes hacer para salir puntual del trabajo? Organízate el día, establece prioridades y gestiona de forma eficaz tu tiempo. ¡Esa es la clave! Si lo consigues, tu jornada laboral será mucho más productiva. Recuerda siempre que las primeras horas del día, con la mente fresca y despejada, son las horas más creativas. ¡Aprovéchalas! Deja el trabajo mecánico y de base para más adelante. Y recuerda siempre que si sales del trabajo a tu hora no quiere decir que trabajes menos. ¡Dejemos de autoculparnos! Piensa que ha sido una jornada de trabajo eficaz y muy productiva, has sabido aprovechar bien el tiempo. Habrá días excepcionales en los que tendrás que dedicar más horas al trabajo, pero procura que las excepciones no se conviertan en rutina. Sal a tu hora y aprovecha tu tiempo libre: practica deporte, queda con amigos, disfruta de tus hijos si los tienes… ¡Vive la vida!

Y claro está, la empresa en todo esto tiene un papel fundamental. De nada serviría todo esto si estuviese en una empresa que no apoyara este tipo de iniciativas. Por suerte en Silvia Albert in company estas iniciativas se apoyan y se han apoyado siempre. Y, además, se apoyan de verdad. Pero mejor os lo cuenta Silvia

«La verdad es que ser empresaria en este país es una especie de maldición. Los ciudadanos te ven como usurero y los trabajadores, como explotador. Mucho recorrido nos queda para lograr un reconocimiento un poco más justo. Y espero, sé, que no es así como lo vemos en Silvia Albert in company.

Recuerdo que una vez que llamé la atención a un empleado que sistemáticamente se quedaba mucho tiempo fuera de horario en la oficina, él me reprochó que tuviéramos espíritu funcionarial. La verdad es que duró muy poco en esta empresa ¿por qué?

Creo de verdad que el trabajo, como señala Natalia, es un medio y no un fin. Yo también tengo vida privada y me gusta mucho. Mucho también me gusta mi trabajo, nuestra empresa, lo que hacemos. Cada día es un reto intelectual y humano. Pero éste sería anodino y posiblemente muy mediocre si únicamente me dedicara a eso. Necesito formarme (más y mejor), conocer gente, disfrutar, vivir, cuidar a los míos, viajar, empaparme…

No creo que el problema sea salir a tu hora sino hacer tu trabajo. Recuerdo mis años en la prensa y el diferente uso de los horarios de los periodistas. Unos perdían mucho el tiempo; otros calentaban la silla; los demás, generalmente mujeres, intentamos hacer encajes de bolillos para no tirar nuestra vida por la borda con jornadas absurdas. Ahora, cada vez más, el trabajo ya no se contempla como una tarea mecánica a hacer de tal a tal hora sino como un proceso de responsabilidad y crecimiento que a todos beneficia.

Yo, como cualquier otro profesional, considero que si no soy capaz de hacer mis tareas en x horas es porque no me he organizado bien, porque no se gestionar el tiempo y porque soy poco eficiente. Entonces hay que analizar qué se está haciendo y cómo e implementar los mecanismos para cambiar lo que no se está haciendo bien y que no sea más rutina sino algo excepcional. Por supuesto que habrá días en que haya que ajustar este criterio pero son, y deberían ser, los mínimos.

Yo me alegro de que en esta compañía cada una de nosotras tenga un horario ajustado a las necesidades personales y, también, por qué no, al de la agencia. No es tan difícil. Y soy consciente de que, cuando se necesite, todos estaremos arrimando el hombro para que lo que hacemos se haga con excelencia, como siempre.

Queremos unirnos a esta iniciativa no porque sea nueva para nosotros sino porque creemos que es mejor para la sociedad. Los horarios españoles son endiablados y sólo los trabajadores podemos cambiarlo. ¡Sal a tu hora y sé feliz!

El Go Home on Time Day (#GoHomeOnTimeDay y #GHOTD) es una iniciativa internacional que pretende concienciar tanto a trabajadores como a empresas de que se cumplan los horarios laborales. En España las plataformas #mamiconcilia y Mujeres Directivas la están dando a conocer bajo el hashtag #salpuntual. Tanto si eres empresa como si eres trabajador puedes unirte a esta campaña todos los días y en especial el próximo 24 de setiembre. ¿Te animas a salir puntual?

Natalia Martín

Natalia Martín

Administración y servicios generales / Agencia comma

4 Comments

  • Ruth de R. dice:

    Incluso los que tenemos horario funcionarial muchas veces estamos por estar en la oficina, cuando seríamos mucho más productivos en otras partes. Pero la cultura empresarial en España esta muy lejos de abogar por una conciliación real, no sólo de la mujer, si no de cualquier trabajador: todos tenemos familia, hobbies, tiempo que necesitamos para disfrutar de nosotros fuera del trabajo..
    Me alegra comprobar que hay empresas y empresarias que ponen su granito de arena para que esto cambie.
    Me unire al día!!

    • Muchas gracias por tu comentario Ruth. Como tú bien dices la conciliación es un tema que nos interesa a todos, hombre o mujeres, madres o no… Al fin y al cabo todos somos personas y tenemos derecho a tener nuestra propia vida más allá del trabajo. Por suerte hay empresas, como esta, que luchan por una conciliación real y justa para todos. ¡Un abrazo! Y recuerda a partir de hoy cocienciaté y #salpuntual
      😉

  • nuria dice:

    Comparto plenamente esta filisofía!! Peeo es cierto que ese sentido de culpa absurdo, a veces, me puede.
    Por eso me viene hoy de perlas este recordatorio de camino al curro. Precisamente el día de hoy, en que me va a tocar negociar mis horarios.
    Gracias a vuestro artículo, lo voy a poder hacer con mucho más aplomo.
    🙂

    • ¡Muchas gracias por tu comentario Nuria! Nos sabes cuanto me alegro de haber aportado un granito de arena para que ese aplomo crezca. Tenemos que luchar por que ese sentimiento de culpa desaparezca, si lo logramos será el inicio del cambio. ¡Un abrazo y mucha suerte con tu negociación!

Leave a Reply