De todos es conocido que el uso del vídeo está muy popularizado, y se ratifica en el momento en el que las más grandes redes sociales lo incorporar de una u otra manera como herramienta destacable para los usuarios. Por eso ya contamos aquí la importancia que puede llegar a tener el uso estratégico del vídeo en las acciones de relaciones públicas. Pero antes de hacerlo es importante tener claro lo que quieres conseguir con esas imágenes, el comportamiento que quieres provocar en usuarios y medios, de ello va a depender la acción a elegir.

Dicen los gurús que el valor de un vídeo puede equivaler a 1,8 millones de palabras escritas, por lo tanto hay que emplearlas bien para conseguir tu objetivo. Compartimos cinco acciones que se pueden llevar a cabo utilizando el vídeo como vehículo:

1.- Retransmitir un evento: Por muy obvia  que pueda parecer, el vídeo es una excelente manera de poder llegar a tu público objetivo compartiendo con ellos un evento en directo a través de streaming. Hoy en día no es muy complicado hacer una retransmisión de este tipo ya que existen varias maneras de hacerlo, bien contratando una empresa que se encargue del proyecto, bien utilizando alguna de las plataformas gratuitas y accesibles como Ustream, Livestream, Google hangout… Un streaming es perfecto si quieres compartir con tu público un evento exclusivo.

2.- Entrevistas cortas: Otra acción muy utilizada en estrategias más de márketing, sobre todo en Estados Unidos, es el uso de pequeñas entrevistas con clientes o empleados. El objetivo es animar a la participación de un evento en favor de algún colectivo, contando una experiencia con una organización, o dando un punto de vista sobre algún tema. Es importante no centrarse en vender una marca porque sino esta acción tendrá un recorrido muy corto.

3.- Así se hizo: Uno de los aspectos muy útiles que te permite el vídeo es que pueden condensar en pocos minutos laboriosos procesos de fabricación o el trabajo previo que se ha hecho para llevar a cabo un evento, por ejemplo. Con esta acción lo que satisfaces es la curiosidad del usuario mostrándole un proceso que difícilmente podría ver de otra manera y haciéndole cómplice de tu actividad, ganándote su confianza.

4.- Series por temáticas: Cada vez más estamos viendo la importancia de la segmentación de la audiencia. Centrarse en una temática podría convertirte en experto. Canales como YouTube permite subir los vídeos a su plataforma y desde allí distribuirlos, incrustarlos en tu propia web, ganar seguidores en el propio canal. Un detalle importante es que las series de vídeos tiene que tener una continuidad más o menos larga, de este modo lo que consigues es crear un sentimiento de pertenencia

5.- Respuestas candentes: También puedes utilizar el vídeo para darle respuestas a tu audiencia. Bien mediante la web, el blog, cuestionarios previos u otras acciones de recogidas de datos se puede invitar a la audiencia a preguntar por aquello de tu compañía que más le interesa. Posteriormente, se pueden dar respuesta a todas ellas o al menos las más interesantes, siempre mencionando a la persona que la hizo. Es una forma de fidelizar clientes y hacerles llegar tu mensaje directo. Este formato también se puede utilizar con periodistas ofreciendo respuestas en una sala de prensa 2.0.

Como decíamos lo más importante es tener claro tu objetivo y a partir de ahí adaptar las acciones que mejor se adecúen. Ten en cuenta que en ocasiones se pueden combinar varias acciones y tener tu manera de utilizar el vídeo personalizada ¿Qué te han parecido estas acciones? ¿Las has utilizado? Cuéntanos tu experiencia.

 

 

Mónica Bernardo

Mónica Bernardo

Consultora senior / Social media / Agencia comma

One Comment

Leave a Reply