#prpenas y #pralegrías son los hashtags que inventamos un grupo de asesores de comunicación en Twitter para compartir esas anécdotas que todos tenemos a diario con nuestra profesión. Una #PRpena que todos tenemos en común es que nuestra profesión no es tan respetada por nuestros clientes como la de otros profesionales de otros ámbitos. Nadie rebate a un arquitecto sobre si su plano es viable o no, nadie lo cuestiona durante la obra.  Sin embargo, un asesor de comunicación que elabora una estrategia de comunicación tiene que soportar estoicamente que todo el mundo opine sobre el plano que ha diseñado, antes, durante y después.  Esto implica que una parte importante de nuestra energía tenga que destinarse a justificar constantemente el por qué la estrategia que hemos diseñado es la adecuada, en lugar de ponerla en marcha. Por eso hoy vamos a hablar de 7 pecados capitales que debes evitar con tu asesor de comunicación.

Uno de nuestros mayores retos es empoderar nuestra profesión. Necesitamos ganar autoridad y no titubear cuando un cliente no se está dejando asesorar.  Iniciativas como Perspectivas Wellcomm de la comunicación reflejan el talento y conocimiento que existe en nuestro sector. Este año nos hemos salido y hemos hablado de las tendencias que vienen de una forma muy disruptiva.

Hace poco Silvia daba algunas claves de sentido común para que las organizaciones aprendan a vivir la comunicación.  Ese sería el punto de partida ideal parea que una organización se ponga en nuestras manos.  Con esa actitud zen, una vez contratados nuestros servicios, os resumo los 7 pecados capitales que no deberías cometer con tu asesor de comunicación.

  1. Lujuria: No tontees con demasiadas agencias de comunicación y las invites a un concurso para luego ni siquiera devolverles la llamada.
  2. Pereza: Si te propone tu asesor hacer una entrevista, ver a un periodista o participar en un tema, hazlo. No pretendas milagros sin esfuerzo.
  3. Gula: Ninguna empresa puede ser todos los días noticia, tampoco la tuya.
  4. Ira: No utilices a tu asesor como a un saco de boxeo para pagar un mal día.
  5. Envidia: No, tu competidor no está llevando una mejor estrategia que la tuya. La hierba siempre nos parece más verde al otro lado.
  6. Avaricia: No porque una acción haya tenido resultados un día hay que abusar de esa táctica. No vamos a mandar notas de prensa todos los días, sólo cuando haya noticia.
  7. Soberbia: No estamos compitiendo, tú sabes mucho de tu sector y nosotros del nuestro. No nos utilices para clavar puñales dentro de tu organización.

Así que compañeros comunicadores, hagámonos respetar. Nos avala un conocimiento y una experiencia, igual que a un matemático con sus fórmulas o a un abogado en un juicio.

Rosa Del Blanco Fernández

Rosa Del Blanco Fernández

Directora del área de comunicación del sector financiero / Agencia comma

Leave a Reply