A pesar de que el debate parece estar mucho más evolucionado de lo que vamos a hablar hoy en este post, la experiencia me lleva a considerar útil, de vez en cuando, un pequeño rebobinado para asentar las bases de lo que creo está todavía muy verde en algunos ambientes. Antes de lanzarse a las redes sociales compruebe si tiene claro estos cinco puntos.

1.- No es lo mismo redes sociales, que un blog o una web. Todo ello forma parte del ecosistema digital pero son herramientas diferentes, con usos diferentes, públicos diferentes, formas de actuar diferentes que, generalmente, se retroalimentan. Muchos son los que se lanzan a las redes sociales sin tener siquiera una web 2.0 o lo que es peor, sin tener siquiera una web. O, aquellos que producen materiales (vídeos, newsletters, informes…) sin tener canales en los que divulgarlos. O aquellos que piensan que si entran en redes sociales, en dos días el mundo se rendirá a sus pies. En comunicación digital, como en la tradicional, el sentido común es fundamental. Decida, o deje que los expertos le ayuden a decidir, en dónde tiene que estar, porqué y cómo. Esto, como todo en comunicación, requiere una estrategia. De calidad. Y tiempo, mucho tiempo.

2.- Según una aproximación de Kantar Media sobre las tendencias en medios sociales, las redes sociales empiezan a tener importancia para los directivos. Yo no me mostraría tan optimista. Sigue habiendo mucho miedo y desconfianza y, algo más grave, no están dispuestos a invertir los recursos económicos que ello exige. Es curioso lo importante que es un portavoz oficial de una empresa en el mundo analógico mientras el portavoz de nuestra empresa en el mundo digital, cuya conversación afecta a un público muchísimo más numeroso y variado, es meramente anecdótico, y al que se le dedican pocos, muy pocos, recursos. La calidad de su comunicación tiene que ser en todo, no sólo en el universo físico.

3.- El entorno digital tiene sus propias reglas de juego. Es impensable hacer lo mismo online que se hace offline, considerando que si en vez de llamar a un teléfono hablan por twitter ya es una estrategia online. ERROR. Lo estamos viendo mucho en los call centers de grandes corporaciones, en las que se replica el modo de hacer en un lado y en el otro, y tan solo cambia la herramienta, no cambia el concepto, que debería. Las redes sociales y el mundo digital exigen un cambio de planteamientos, de aproximaciones, de paradigma, de formas de pensar.

4.- El papel lo aguanta todo y la guerra de precios está servida. Sospeche de aquellos que digan que trabajan en el entorno digital sin estar en el entorno digital ¿Qué hace una empresa comunicando sobre otra si no sabe comunicar sobre si misma? Hay que tener cuidado con lo que se contrata. Como se ha dicho muchas veces en este blog, si pagas basura, compras basura.

5.- Si eres innovador eres innovador también en comunicación. Es triste ver cómo empresas que invierten significativas cifras de euros en investigación e innovación desarrollan una comunicación del siglo pasado. La coherencia es esencial. Aquí todavía más.

 

Silvia Albert

Silvia Albert

Directora general / Agencia comma

2 Comments

Leave a Reply