Despachos profesionales y abogados se muestran cada vez más interesados en las redes sociales y muchos ya han comenzado a ser miembros activos de ellas. Sin embargo, con honrosas excepciones, la presencia de firmas españolas en el mundo digital es todavía muy discreta.

Linkedin es la plataforma preferida por los profesionales de la abogacía y no solo entre los profesionales españoles. Un estudio reciente realizado por Martindale-Hubbel muestra que el 85% de las firmas jurídicas prefieren Linkedlin, el 35% apuestan por Twitter, un 32% por Facebook y solo un 12% por Youtube.

Lo cierto es que las redes sociales pillaron al mundo jurídico un tanto desprevenido, y aún hay muchos que piensan que tener una presencia activa, por ejemplo en Twitter, puede equivaler a meterse en la boca del lobo, por aquello de que facilita ciertas injerencias en su (buena) reputación. A estas alturas todos sabemos que la buena reputación de alguien puede verse dañada con más facilidad si no estás allí donde se habla de ti. Si no te encuentras no puedes mostrarte, ni volcar allí tus conocimientos, ni exponer tu capacidad, y no encontrarás por esta vía potenciales clientes que otros ya están buscando. Y, por supuesto,  no podrás velar por eso tan valioso y que cuesta tanto ganar, la (buena) reputación.

Para un profesional de la abogacía, la reputación es uno de los activos más importantes y la reputación digital también debería serlo. El hecho de no estar presente en las redes sociales no evita que se hable de ti, y si se habla de ti lo mejor es saberlo, porque ¿Quién mejor que uno mismo para velar por tu buen nombre?

Tener presencia activa en el mundo digital permite disponer de más opciones para entablar conversación con el público y con los potenciales clientes. Saber qué se opina y de lo que se está hablando es una forma también de satisfacer a los clientes de manera directa y, en determinados casos, más eficiente.

Algunos expertos de la abogacía lo han entendido muy bien y existe ya un ranking de los diez abogados en las redes más influyentes. La mayoría de estos, curiosamente, son  independientes y aunque parecen tenerlo claro, gestionan su cuenta de manera personal.

La firma @cuatrecasas se dio cuenta pronto de que tenía que estar e interactuar mediante una gestión profesionalizada y ya hace más de tres años que cuenta con un perfil potente en Twitter y con una comunidad de más de 7.000 seguidores. Mientras, @garrigues_es lleva apenas un año con presencia en Twitter y dispone también un blog a través del que trasmite sus mensajes y difunde los artículos que publica en medios tradicionales.

Otros como @gomezacebopombo o @cremadescsotelo también entraron a formar parte activa del mundo digital. Se dieron cuenta pronto de que sus clientes y potenciales clientes estaban allí o iban a estar, lo mismo que instituciones jurídicas de referencia como el Consejo General del Poder Judicial (@PoderJudicial) o los Tribunales Superiores de Justicia, como el de Navarra (@tsjn).

A la mayoría de las firmas legales todavía les falta darse cuenta de que clientes y profesionales jóvenes ya participan activamente en las redes sociales y que la identidad digital es uno de los medios mejor y más importantes para reforzar la reputación. Y a partir de ese conocimiento podrán descubrir que están pagando un coste de oportunidad que, desde luego, otros ya se están cobrando.

 

Teresa Nevado

Directora de área

Teresa Nevado

Agencia comma

Agencia comma

Agencia comma

One Comment

  • Corina dice:

    Muy buen post Teresa!

    Me pregunto ¿a que esperan las empresas para entrar en social media,cuando es evidente que solo pueden ganar de ello? Además otros lo han hecho ya.

    A estas altura creo que está claro que social media está aquí para quedarse.

    Saludos,
    Corina

Leave a Reply