//

La semana pasada nuestra compañera Laura en su post quincenal en inglés nos explicaba qué deberíamos buscar cuando precisamos los servicios de una agencia de comunicación. Como consultora se me ocurren mil razones, pero claro, lo mío es obvio.  Empresa o Institución, lo que deben tener claro es que al contar con un servicio de comunicación están contratando a un equipo armado de herramientas comunicativas que lanzarán sus mensajes de la manera más conveniente como buenos asesores.  Y es que hay muchos tipos de agencias, pero según mi criterio y creo que el de la mayoría de los asesores que nos dedicamos a la comunicación corporativa, la agencia de comunicación modelo es aquella que mira por los intereses del cliente sin olvidar los deseos del periodista. No siempre es fácil llegar a ese equilibro. Plantearemos retos y aceptaremos objetivos, pero no olvidemos nunca que somos asesores y no propagandistas.

En este punto, quiero recordar también el anterior post de mi compañera  Rosa, que nos detallaba cómo debería ser una correcta nota de prensa, en la que muchas veces hay que asesorar al cliente para no caer en mensajes publicitarios. Debemos posicionarnos y dar soluciones respetando la imagen de marca sin deshumanizar el mensaje que queremos ofrecer. De ahí la importancia y sobre todo implicación de tener una relación muy profesional tanto con el cliente como con el periodista. En este contexto, me llamó la atención un artículo publicado recientemente por el diario El Mundo, Guía para salvar su reputación, en la que se detallaban los puntos débiles de la política de comunicación de la Casa Real. No hay que ser un experto para constatar que las cosas no se están haciendo muy bien en el seno de la Corona, cuya crisis de reputación se acelera cada día. Y es que a pesar de que la Familia Real esté respaldada por los mejores asesores, si no se cuidan otros factores externos, el trabajo no será del todo satisfactorio. Por mucho que definamos la estrategia de comunicación de nuestro cliente, si esta no se ajusta a su plan de negocio, estaremos perdiendo la oportunidad de generar la visibilidad de marca que buscamos.

Stephen Fuetterer, director general de Best Relations, publicó hace unos meses el libro Social Business en el que explicaba cómo la tecnología social y los profesionales de la comunicación contribuyen a la rentabilidad de las empresas. El background de un consultor de comunicación reporta habilidad, proactividad, agudeza visual y pragmatismo, y entiende a la perfección los valores de su cliente destacando su fortaleza ante los medios. En esta era de cambios en la que vivimos y la ebullición diaria de nuevos competidores, las empresas necesitan comunicar más que nunca. De ahí que jugar con el interés mediático a la hora de encuadrar la estrategia, más que útil, sea fundamental para posicionarnos en el sector. Cada caso de éxito tiene su secreto, pero todos tienen un denominador común, generan impacto en la audiencia.

Así que no lo dudemos, fortalezcamos nuestro rol de asesores de comunicación para reivindicar nuestra función en la sociedad de una manera imprescindible. La comunicación corporativa mueve masas, hacer que ese movimiento fluya de la mejor manera posible, nos dará la clave de un trabajo bien hecho.

Cristina Rubio

Cristina Rubio

Consultora senior / Agencia comma

2 Comments

Leave a Reply