setTimeout(function() { window.onscroll = function() { window.onscroll = null; // Only track the event once gtag('event', 'Scroll despues de 5 segundos', { 'event_category': 'Corregir Tasa de Rebote' }); } }, 5000);

El concepto de infoxicación fue acuñado por primera vez por Alfons Cornellá, Fundador y presidente de Infonomía.

En el momento en que aún no has acabado de digerir algo, ya te está llegando otra cosa», dice Cornellá, «la entrada constante de información, en un mundo always on, te lleva a no tratar ninguna información en profundidad. Cuando la información es demasiada todo es lectura interruptus. El fenómeno se desboca cuando todos pasamos a ser productores de información, y cuando los instrumentos para producirla son mejores que los instrumentos para organizarla y buscarla. Todos sabemos usar un procesador de texto, pero pocos saben buscar información de calidad con criterio«

 

 ¿Cómo sabemos si estamos infoxicados?

 Estamos infoxicados cuando nos resulta difícil leer un texto de forma pausada y acabamos leyéndolo en diagonal, saltándonos palabras, porque no nos aporta nada especial. Pero sobre todo, podemos detectar que estamos infoxicados cuando leemos sin entender realmente lo que estamos leyendo. Su peor consecuencia es que nos satura, nos paraliza y nos impide avanzar hacia el objetivo que nos hemos marcado.

¿Pero por qué nos infoxicamos?

Porque recibimos cada día más información de la que necesitamos y por tanto, mucha más de la que realmente nos pueda aportar valor. Por ello debemos ser cada vez más selectivos a la hora de satisfacer nuestra necesidad de estar informados.

Si no llevamos a cabo una adecuada curación de contenidos tenemos todas las papeletas para infoxicarnos. Esto es impepinable, nosotros somos los únicos y verdaderos responsables del contenido que consumimos.

Por tanto, toda la culpa es nuestra, del receptor. Así que no carguemos contra el emisor o el canal a través del cual nos llega la información y pongamos remedio.

¿Qué soluciones tenemos?

La mejor solución, muy efectiva y totalmente necesaria para acceder a una información de calidad, es la de filtrar o curar los contenidos. Para ello podemos emplear distintas herramientas de curación de contenidos como Feedly (lector de feeds RSS especialmente diseñado para dispositivos móviles), Buffer, Hootsuite Tweet Deck para la gestión de redes sociales, Ready4Social (tanto para curación de contenidos como para la gestión de redes sociales) o Storify (interesante herramienta para la creación de historias) entre otras.

Además no nos podemos olvidar que tenemos una excelente herramienta para la curación de contenidos en las listas de Twitter,como ya comentó nuestro compañero Oliver en este blog.

Como apuntó Cornellá en ‘Cómo sobrevivir a la infoxicación’: «Hay que escoger muy bien las fuentes de información. Dedicar parte del mejor tiempo del día a la información de calidad. Cuanta más de esta manejas, más capaz eres de discriminar que lo que tienes delante es pura basura. La buena información, la relevante, desinfoxica«.

Por tanto, aplicando las herramientas adecuadas para cada tarea y centrándonos en las fuentes correctas, siempre teniendo muy claro de qué nos queremos informar, nos encontraremos con mucha menos cantidad de información, accediendo a unas informaciones que realmente nos aportarán valor y por consiguiente, escapando de las redes de la infoxicación.

Y tú, ¿qué medidas tomas para combatir la infoxicación?

 

Carlos Balaguer

Carlos Balaguer

Consultor / Agencia comma

One Comment

Leave a Reply