Aunque muchos blogueros son periodistas reconvertidos eso no debe llevar al grave error de generalizar y tratar a los blogueros como periodistas. No señores no, hay muchos blogueros que no somos periodistas, simplemente somos blogueros. Y es que además los blogueros somos blogueros y no periodistas. ¿Tan difícil es de entender?

Hablo a título personal y más en concreto como pieza activa en esto que desde hace unos años se denomina blogosfera maternal. No tengo una nómina fija todos los meses como bloguera, un periodista sí la tiene, tengo un blog porque quiero y porque disfruto teniéndolo y escribo de lo que quiero y como quiero. En mi blog yo soy mi jefe.

Como bloguera me gusta establecer un vínculo de confianza con mis lectores, debatir con ellos, compartir experiencias, intercambiar opiniones. El enriquecimiento es mutuo y mis lectores saben que lo que digo lo siento y eso se consigue después mucho trabajo. A mis lectores me debo y por eso necesito cosas distintas a las que necesita un periodista.

Quiero probar las cosas, vivirlas, sentirlas… si no lo hago difícilmente podré tener opinión de ellas y será muy raro que quiera publicar algo. No quiero una nota de prensa, las notas de prensa mejor se las envías al periodista. No quiero datos en frío. Yo quiero sentarme contigo y conocer de primera mano lo que ofreces o lo que vendes. Que me lo cuentes de tú a tú, con cercanía y confianza y, sobre todo, que me dejes probarlo.

Un encuentro con blogueros no es una rueda de prensa, de esto ya hablaba hace poco mi compi Rosa Matías. Iré a los eventos y presentaciones que me interesen y cuando pueda, porque recuerda que muchos de nosotros no nos ganamos la vida como blogueros. No olvides que si me pones las cosas fáciles tendrás más oportunidades de que vaya. Ten en cuenta el horario, la fecha, el sitio… Y no porque vaya publicaré. Publicaré si lo que me cuentas me gusta y me convence. Para ello haz una buena estrategia, ponte en mi lugar y no me mezcles con periodistas, porque la estrategia no puede ser la misma. Tenemos intereses distintos, horarios distintos, formas de trabajar distintas y, lo más importante, nuestra forma de contar las cosas es distinta, como distinta es la forma en la que nos leen y nos perciben nuestros lectores. Nunca lo olvides.

Y tampoco nos chupamos el dedo, aunque de eso ya hemos hablado otras veces 😉

Agencia comma

Agencia comma

Agencia comma

9 Comments

  • María José dice:

    Genial Natalia!!! Y has puesto voz a muchas bloggers! Hay una gran diferencia entre periodista y blogger, aunque no por ello no se puedan ser las 2 cosas.. Pero un blogger quiere otras cosas, y sus lectores también.
    Nuestros lectores quieren saber por que nos gusta y que es lo que nos atrae y lo que no. Quieren nuestra experiencia en primera persona.
    Y desde luego, si los eventos no son a horarios compatibles pocas bloggers irán..

    Así qué de nuevo, enhorabuena!!

  • Muy de acuerdo Natalia, no es indispensable ser periodista para ser bloguero porque se plantean las “informaciones” desde perspectivas distintas y eso a algunas empresas les está costando entenderlo, bueno, eso.. y que los blogueros no vivimos del aire.. ¡¡eso también!!

  • silvia dice:

    Lo más importante, y que destaca perfectamente Natalia, es que las empresas deben saber gestionar a unos y a otros. El ecosistema digital no es pasar lo que haces offline para hacerlo online. Ese es el gran error de los que no valoran la comunicación en su justa medida y lo hacen chapuceramente. Tanto en un lado como en el otro, la estrategia es fundamental y más aún conocer a tu público objetivo tan al detalle como señala Natalia. En el universo más global, la comunicación debe hacerse a medida. Y no todos lo cuidan adecuadamente. Así lo contó hace poco también nuestra compañera Rosa Matías. Excelente post, Natalia.

  • Estoy totalmente de acuerdo. Si hay algo que pone de los nervios a una bloguera son las notas de prensa o las propuestas de pseudocolaboración en la que una marca busca que les promociones sin ni siquiera ofrecerte la prueba de tus productos.
    Hay periodistas blogueras, por supuesto, y buenísimos. Para mí la diferencia no la marca tanto la titulación de cada persona que hay detrás del blog, como el fin mismo de ese blog. Cuando un blog es profesional y, por lo tanto, retribuido para quien escribe, la relación con el bloguero cambian totalmente. Cuando hablamos de bloggers que escriben por puro placer del feedback que se establece con sus lectores, la marca que se acerca debe hacerlo en otros términos muy distintos si es que busca tener éxito con la interlocución que han abierto.
    Un reflexión sencillamente genial
    Un saludo

    • Independientemente de que seamos periodistas o no (hay muchos que sí lo son) la estrategia no puede ser la misma. Nuestra forma de contar es completamente distinta y nuestros lectores nos leen de otra manera a como leen un medio. Si las estrategias se hacen bien lo resultados serán mucho mejores. ¡Muchas gracias por pasarte Verónica!

Leave a Reply