El mero hecho de ser empresa, comunica. Otra cuestión es si quieres gestionar esa comunicación o si, por el contrario, prefieres dejarte llevar por el imprevisible río de la incertidumbre. Al igual que una empresa fija una determinada política financiera, de recursos humanos o legal, debe fijar una estrategia comunicativa. Todo comunica porque hasta el silencio dice mucho de una empresa.

La relación con los públicos objetivo de cualquier empresa u organización debe estar reglada por una filosofía, ya sea de bajo perfil, de transparencia o, incluso, de oscurantismo, pero sea la que sea, existe. Se quiera o no, no existe ninguna empresa que no comunique.

Sin embargo, sí que existen compañías que no encauzan la comunicación de la forma más adecuada o que sencillamente no cuentan con una buena estrategia de comunicación. El empresario tiene que aportar valor a su negocio a través de la comunicación ya que ésta es un factor clave y para ello requiere de un plan estratégico de comunicación bien definido y alineado con la estrategia y los objetivos del negocio.

Cierto es que un proceso comunicacional efectivo no garantiza la obtención de un éxito inmediato, pero su ausencia si es un obstáculo importante de cara a lograr determinado reconocimiento empresarial. Por lo tanto, una buena comunicación será un aspecto decisivo para obtener el máximo rendimiento de una empresa, mucho más ahora en donde el entorno digital nos obliga a salir de nuestro umbral de seguridad y control.

 

También hacia dentro

Muchas empresas ignoran que para ser competitivas y enfrentarse con éxito a los cambios, han de saber motivar a su equipo, transmitiéndole la auténtica cultura corporativa para que se sientan identificados y sean fieles a la empresa. Y es precisamente aquí donde la comunicación interna se convierte en una herramienta estratégica clave para potenciar el sentimiento de pertenencia de los empleados a cualquier compañía.

En la IV Edición del Curso de Desarrollo Profesional ‘Comunicación Interna’, organizada por la Escuela de Periodismo y Comunicación de Unidad Editorial con la colaboración de la Dircom y la APC, se analizaron todos los puntos de vista de la Comunicación Interna, exponiendo las mejores y más innovadoras herramientas, así como algunas prácticas en la gestión de la comunicación y la propuesta de varias estrategias adaptables a los nuevos tiempos. Una de estas estrategias planteadas fue la de crear perfiles corporativos y usar las redes sociales para crear comunidades con los empleados, los mejores prescriptores.

La Comunicación Interna es un recurso que hay que saber gestionar, porque sólo a través de una comunicación eficaz se podrán transmitir los valores de la empresa, consiguiendo que sus profesionales sean los mejores embajadores de la marca empresarial.

 

Una buena estrategia de comunicación puede aumentar el beneficio

No todas las empresas son conscientes de cuanto podrían mejorar sus beneficios si cuidasen la forma que tienen de comunicar, tanto interna como externamente, y contasen con una estrategia de comunicación bien definida y con unos objetivos claramente establecidos.

La comunicación es una herramienta que consigue aportar valor y contribuir a una mejor gestión empresarial, constituyendo un activo fundamental para todas y cada una de las empresas.

Definir una buena estrategia de comunicación y saber dirigirla a su público objetivo (interno y externo, con coherencia entre ambos) a través de los canales y herramientas más acordes al mismo, debería ser una de las prioridades de las empresas a día de hoy.

 

Carlos Balaguer

Carlos Balaguer

Consultor / Agencia comma

3 Comments

Leave a Reply