“En tiempos de cambio, quienes estén abiertos al aprendizaje se adueñarán del futuro, mientras que aquellos que creen saberlo todo estarán bien equipados para un mundo que ya no existe”. Eric Hoffer

Soplan aires de cambio en el negocio de la  comunicación. Caras nuevas y no tan nuevas, que todavía nos tienen que mostrar hasta qué punto traerán consigo innovación y cambios de modelo en la industria de los medios y las relaciones públicas.

Nuevos medios, nuevas agencias, nuevos enfoques, nuevos modelos de influencia para un sector en pleno tránsito hacia no se sabe muy bien qué. Y mientras tanto, miles de profesionales agazapados en la zona de confort esperando a que regresen los buenos e inexistentes tiempos.

Hay frases, que oigo demasiado a menudo, que nos alejan del éxito personal y laboral. Cristian Rodriguez en la revista Forbes las explica así:

  1. “Es demasiado difícil” ¿Cómo lo sabes si aún no lo has intentado? Esta afirmación se traduce en un simple “no tengo ganas ni intención de hacer lo que deseo”.
  2. “No tengo dinero, las habilidades o talento para ello”. Posiblemente sea porque no te has formado, y el dinero hoy en día no es una excusa para saber recibir una clase magistral del mismísimo Steve Jobs vía Youtube.
  3. “En otro momento más idóneo lo intento”. Lo real es que el momento perfecto para cambiar tu vida y hábitos es ahora. No esperes a mudarte o a tener más dinero.
  4. “Me da pena mi situación”. El victimismo es una de las costumbres que más llevan a cabo quienes no son capaces de afrontar la verdad. En lugar de tomarte una copa de vino por el mal día que tuviste, sal a hacer deporte y libera endorfinas.
  5. “No hice esto antes”. Y de eso se trata, de que empieces en algún momento. ¿Por qué no hoy? Esto ya nunca más será una excusa.
  6. “Siempre habrá un mañana para hacerlo”. O no, ¿quién sabe? Aplazar lo que puedes hacer hoy es uno de los mayores errores que puedes cometer si quieres lograr una meta.
  7. “Es la última vez que hago esto”. De acuerdo, si no te gusta, no tienes por qué hacerlo, pero no tomes como costumbre esta fea declaración de intenciones porque hará que no te tomen en serio.
  8. “Nada me motiva lo suficientemente”. Si nada te motiva o preocupa lo suficiente, ¿para qué quieres cambiar? De no cambiar este punto no encontrarás motivación que te mueva a hacerlo.
  9. “Necesito tiempo libre” Sí, así es. Pero no te acomodes en un dulce sueño del que es posible que no quieras despertar. Descansa, pero actúa y ponte manos a la obra.
  10. “Esta meta ya no me importa” Puede que sea verdad pero en la mayoría de las ocasiones es una mentira que nos decimos a nosotros mismos porque el camino del cambio es arduo y nada cómodo. ¿La solución? La persistencia y la constancia que deberás de entrenar.

Cambiar es pensar en hacer las cosas de forma diferente. Si no sabes por dónde empezar, en breve presentaremos un nuevo servicio wellcomm para apoyar la necesaria trasformación de los profesionales de la comunicación. Qué sople el viento. Bienvenidos a septiembre.

Rosa Matias

Rosa Matias

Directora de proyectos / Comunicación digital / Agencia comma

One Comment

Leave a Reply