Soy andaluza, residente en Madrid desde hace 10 años. Me encanta mi tierra: el paisaje, la gente, la gastronomía y el hecho de poder disfrutar muchas horas del día en la calle gracias a la buena climatología. Y claro, me toca la fibra sensible cuando oigo comentarios negativos del resto de los españoles sustentados por estereotipos tan difíciles de eliminar como que los andaluces somos vagos, falsos, incultos y analfabetos.

Si buceamos un poco en la historia, Andalucía era en el siglo XIX el lugar más visitado de España por los turistas extranjeros, en su mayoría franceses e ingleses, que difundieron dentro y fuera de nuestras fronteras una imagen muy atrasada de la sociedad andaluza de entonces, que no difería de la del resto del país, pero que sirvió como germen de esta “mala prensa” que arrastramos y que se ha extendido como una plaga desde entonces.

Por otro lado, hay también quien argumenta que existe un estereotipo del sur por definición y que Andalucía tiene un problema geográfico. Así que como punto de partida lo tenemos complicado, y estos prejuicios, que nos vienen dados por defecto, se han retroalimentado con los últimos escándalos de los EREs, los subsidios y el señoritismo aún existentes. Además, para algunos, los resultados de las últimas elecciones han sido la gota que ha colmado el vaso para reavivar los topicazos con más fuerza. Pero es que no nos pueden meter a todos en el mismo saco: en Andalucía hay nada más y nada menos que 8,2 millones de habitantes y no debemos pagar justos por pecadores.

Hace unas semanas un grupo de empresarios andaluces del sector de la comunicación, sí he dicho “empresarios” porque haberlos los hay, han lanzado la campaña #losandalucesson, de marcado carácter viral, para que entre todos, andaluces y no andaluces, mejoremos la reputación online de la región. La campaña ha tenido una gran impacto tanto en las redes sociales (ver los perfiles @losandalucesson/ fb.com/losandalucesson/ tuenti.com/losandalucesson/ Google+) como en los medios online (El Confidencial Digital, Andalucía Crítica, entre otros) y tradicionales (TVE, El País, Europa Press, por poner unos ejemplos).

Por el momento, el resultado más inmediato de la campaña es que la función de autocompletar de Google sugiere que los andaluces somos creativos, alegres y originales. Nuestra obligación, la de los andaluces y no andaluces, es seguir hablando de ella.

Tenemos que aceptar que, aunque a veces parece que hablamos un lenguaje diferente, a todos nos une la misma vocación: comunicar.

 

Silvia Albert

Silvia Albert

Directora general / Agencia comma

Leave a Reply