Hace meses vengo oyendo el concepto “agile management”. Por fin, recientemente pude sumarme a uno de los encuentros más interesantes que se hacen en España sobre el asunto. Se trata de un foro de debate anual de intercambio de experiencias y nace del grupo de Meetup homólogo. Resulta que es su cuarta reunión y en esta ocasión se habló mucho de peopleware, management 3.0 y agile coaching. Me encantó el ambiente que se respiraba entre las más de 400 personas procedentes, en su mayoría, del sector tecnológico.

 

¿Qué es?

 

La gestión ágil de proyectos o Agile Management es un conjunto de metodologías para el desarrollo de proyectos que precisan de una especial rapidez y flexibilidad en su proceso. En muchas ocasiones son proyectos relacionados con internet. En estos sectores es especialmente necesario ir probando las distintas funcionalidades del servicio sobre la marcha y medir si está funcionando o no para acabar ofreciendo una solución final.

 

Peopleware (del inglés, people, gente y ware, mercancía) es un término utilizado para designar uno de los tres aspectos centrales de la tecnología. Se refiere a cualquier cosa que tenga que ver con el papel de las personas en el desarrollo o uso de software y sistemas hardware, incluyendo cuestiones como productividad, trabajo en equipo, dinámicas de grupo o gestión de proyectos.

 

Por último, un agile coach es un profesional responsable de mantener las tareas y los ritmos de trabajo ágiles y su objetivo es que los proyectos y tareas diarias mantengan los mismos niveles de agilidad que los cambios de gustos y necesidades de los consumidores.

 

¿Qué tiene que ver con el trabajo en agencias de comunicación?

 

Los principios de las relaciones públicas siempre nos han enseñado a trabajar de manera gradual, creando estrategias de comunicación en la que se definen objetivos y se traza un plan de acción. Para los expertos en agile PR este enfoque no proporciona la flexibilidad necesaria para abordar una nueva situación o enfrentar una crisis de reputación de manera rápida y solvente. Los que ya aplican esta metodología coinciden en que, con un enfoque ágil, una idea creativa para una campaña puede desarrollarse al mismo tiempo que se está realizando una auditoria o una gran imagen visual puede sentar las bases de toda la estrategia de la marca.

Así, el pensamiento y la acción se combinan para agregar velocidad, conocimientos y diferenciación a la estrategia de comunicación corporativa. La clave es concentrarse en el proceso en lugar del plan final. Por eso, agile PR debe incluir múltiples versiones beta de la estrategia. Empiezas por construir varios modelos de comunicación y vas evaluando la viabilidad y las implicaciones de cada uno simultáneamente, conforme surgen los cambios.

 

Colaborar a través de las diferentes disciplinas

Trabajar en paralelo también permite una colaboración multidisciplinar en la que todas las ideas y aportaciones se canalizan hacia un proceso principal de toma de decisiones en lugar de tratar con una larga cadena de mando. En este sentido, la esencia del enfoque agile es la formación de un equipo en el que todos los implicados, tanto de la agencia como del cliente, trabajen juntos en tiempo real. Este enfoque puede resultar especialmente útil en situaciones de crisis.

 

¿Puede ser el agile management el futuro de las agencias de comunicación? ¿Nos servirá para adaptarnos a las nuevas necesidades de nuestros clientes?

 

Rosa Matias

Rosa Matias

Directora de proyectos / Comunicación digital / Agencia comma

Leave a Reply