Fin de año. Tiempo de hacer balance y crear una nueva lista de propósitos para el año que viene. Qué típico y qué tópico, pero es así. Antes de que la melancolía y el sentimentalismo florezcan y todos empecemos a cantar “un año más” de Mecano, rememoremos qué hemos conseguido en 2014 y a qué aspiramos en 2015. Y es que la lectura que hacemos al acabar el año se basa en eso, en recordar qué hemos aprendido con los pasos que hemos dado.

Trasladando estos ideales al sector profesional, diré que este evento anual se repite en todos los sectores, y en el caso de las agencias de comunicación, acabar el año con destacados casos de éxito e incremento del negocio, nos ayuda a comer mejor las uvas. Si además tenemos definidos los objetivos para el año que comienza, no nos atragantaremos con ninguna.

El denominador común en todas las agencias de comunicación es que esos éxitos siempre provienen de la misma fuente: los clientes. Las agencias cuentan con una base definida, pero a todos nos gusta crecer. Lo que está claro es que si se quiere reforzar la actividad, no hay que cerrar las puertas a nuevos activos: sumar, aumentar, crecer… y quién sabe, descubrir nuevos campos aún todavía sin explorar. En nuestra industria, una de las mejores vías para captar nuevas oportunidades es tener claro la agenda de concursos para las agencias de comunicación, y la de 2015 se prevé cargadita.

No hay duda, las compañías españolas están volviendo a invertir en comunicación. Valoran su apoyo en el negocio y no quieren lanzar mensajes sin contenidos, sino construir una estrategia de comunicación definida. Las empresas se muestran abiertas a propuestas, y para ello nada mejor que un concurso de ideas.

Briefing en mano las agencias buscan posicionarse, ganar y demostrar por qué deben ser elegidas frente a sus competidores, de ahí la importancia de conocerlos. Pero cuidado, dedicar un tiempo intenso, por definirlo de alguna manera, puede llegar a ser frustrante si no se gana. Lo más importante es medir tiempos y no salirnos del guion de lo que buscan los potenciales clientes.

Lo primero es no olvidar la esencia del juego: estamos ante un concurso. La propuesta que se hace debe ser transparente pero no translúcida. Es decir, debemos expresar qué podemos aportar pero sin mostrar una acción explícita para ello. Y es que al fin y al cabo, a nadie le gusta que le “roben” las ideas.

Desafortunadamente no hay reglas prefijadas ni tampoco siempre gana el mejor, pero un poco de táctica y visión global pueden darnos algunas claves para vencer:

  1. Estudiar el briefing
  2. Conocer el número de agencias participantes
  3. Tener en cuenta los criterios de evaluación
  4. Analizar nuestra capacidad para ofrecer los servicios requeridos
  5. Valorar el calendario y la fecha de presentación
  6. Asignar los equipos que en un futuro colaborarían en el desarrollo de la cuenta
  7. Adaptar la presentación al tiempo asignado
  8. Confianza
Cristina Rubio

Cristina Rubio

Consultora senior / Agencia comma

One Comment

Leave a Reply