Aunque 2016 parece que será un año más favorable para el sector, los profesionales de la comunicación están exhaustos, no solo por el esfuerzo por reinventarse, sino también por la carga psicológica que han soportado durante la crisis económica que siguen sufriendo nuestras organizaciones. Por este motivo creo que las empresas de comunicación en su amplio espectro, necesitan más que nunca:

  • Confianza y entusiasmo para seguir buscando la conexión con la sociedad
  • Talento para hacerse más visibles
  • Paciencia para entender a las fuentes o a los clientes
  • Energía para buscar nuevas alternativas y coherencia para ponerlas en marcha
  • Compromiso para ponernos en la piel de nuestras audiencias y no hacernos trampas en el solitario
  • Focalizar esfuerzos en diseñar marcas personales potentes que den solvencia al proyecto conjunto
  • Capacidad para actualizar las habilidades digitales y no renunciar a incorporar la innovación en todos nuestros procesos
  • Liderazgo inspirador y emocionalmente inteligente de los empresarios de la comunicación que sea capaz de guiar y contribuir positivamente al desarrollo personal y profesional de los colaboradores.

Necesitamos también mayor participación y consenso en la toma de decisiones y su cumplimiento; consonancia entre las exigencias, los resultados y la remuneración de todos los miembros de la organización; transmisión de conocimientos y experiencias entre seniors y juniors, entre los del baby boom y la generación X; predisposición para que el feedback fluya entre todos los niveles de la organización y haga crecer a todos los individuos; tiempo y espacio para que pueda fluir toda la creatividad de las personas, de forma que podamos ofrecer soluciones más innovadoras a nuestros clientes/lectores; y por supuesto, Comités de Dirección comprometidos firmemente con la identificación y el desarrollo del talento de los colaboradores y la implantación de un sistema de evaluación del desempeño que asegure su desarrollo profesional.

Dulce balada de peticiones que acaba a ritmo de rock&roll. Mis queridas reinas magas, apelo a vosotras para que el talento expatriado que quiera volver consiga este año una oportunidad de hacerlo, que los nuevos medios se consoliden como alternativa de negocio interesante y que nuestros líderes empresariales y políticos aprendan a comunicar con transparencia. ¿Será mucho pedir?

Rosa Matias

Rosa Matias

Directora de proyectos / Comunicación digital / Agencia comma

Leave a Reply