setTimeout(function() { window.onscroll = function() { window.onscroll = null; // Only track the event once gtag('event', 'Scroll despues de 5 segundos', { 'event_category': 'Corregir Tasa de Rebote' }); } }, 5000);

Una de las aptitudes que más se valora en los consultores de las agencias de comunicación es la multitarea. Trabajar para distintos clientes obliga a ocuparse de muchos temas a la vez, resolver cuestiones diversas y muy distintas entre sí, tener varios proyectos en la cabeza al mismo tiempo y dar respuesta a demandas que frecuentemente son para ayer.

Siempre he trabajado en un ambiente multitarea sin mayores problemas, pero de un tiempo a esta parte he dejado de valorarla y me he dado cuenta de que tiene más inconvenientes que ventajas. Por lo visto el cerebro humano no está preparado para la multitarea y solo funciona realmente bien cuando está enfocado en una sola acción. Y después en otra. Y luego en la siguiente. El resultado final es mucho más eficiente y la persona, sea hombre o mujer, sufre menos en el desempeño de esas tareas.

A la multitarea se le han atribuido cualidades que realmente no tiene, las mismas que se asignan las personas que presumen de esta capacidad, cuando en realidad hacen peor muchas cosas. Por supuesto que se pueden hacer varias cosas a la vez, todos lo hacemos, pero está demostrado que la multitarea no es eficiente.

Invariablemente la calidad de la ejecución es menor que haciendo esas mismas actividades con atención plena y una detrás de otra. Los multitarea se despistan más, tienen más dificultades para distinguir lo realmente importante, tienen menos retentiva y menor capacidad para cambiar de foco y son peores en cada una de las áreas cognitivas necesarias para realizar esas tareas. Y lo peor es que suelen tener la permanente y frustrante sensación de estar en todo sin llegar a nada.

La alternativa a la multitarea es aprender a priorizar, a organizar el orden en el que vas a realizar todo lo que tienes pendiente sin distraerte con cosas accesorias, a saber integrar los temas imprevistos si son importantes, a desechar lo irrelevante y a enfocarte plenamente en la ejecución de cada una de esas tareas, una detrás de otra y disfrutando de hacerlo bien, si es posible. No solo obtendrás mejores resultados, sino que tu bienestar mejorará sensiblemente.

Alguna de mis compañeras funciona muy eficazmente priorizando ¿Te animas a probar?

 

Agencia comma

Agencia comma

Agencia comma

One Comment

Leave a Reply