Guste o no, los tópicos o estereotipos de toda la vida funcionan en España. Claro ejemplo de ello es el éxito que está teniendo la película más taquillera de nuestro país «Ocho apellidos Vascos».  Y es que dada nuestra condición humana o española, nos gusta «reírnos» de nuestros problemas (aquí van otro par de topicazos). En este país somos así, rivales en el fútbol y en las diferencias regionales, pero muy amigos a la hora de tener que arrimar el hombro o tomarnos una buena tapa con quien haga falta.

El largometraje explota hasta el límite en tono de humor los tópicos o generalidades que se tienen de los vascos y los sevillanos. Precisamente la exageración de esos tópicos es lo que hace que la película se entienda como una burla a los mismos y la dote de un humor tan básico como divertido. Además, la comunicación no verbal que transmiten los personajes del film desde el polito del sevillano hasta el flequillo «estilo hachazo» de la vasca, refuerzan a la perfección esa imagen estereotipada. El éxito de la película ha sido tal que hasta en Hollywood quieren su ‘Ocho apellidos vascos’ (supongamos que adaptado a sus costumbres). No deja de ser asombroso que algo tan «sumamente básico» como explotar los estereotipos de una sociedad se convierta en un bombazo internacional. Y es que el humor es un lenguaje universal. Como curiosidad, el director de la película hasta ahora más taquillera en España «Lo Imposible» ha dedicado la divertida caricatura de la imagen a todo el equipo de #8ApellidosVascos.

Tópicos, estereotipos, generalidades los hay para todas las regiones: «Los gallegos son unos cerrados», «Los catalanes unos peseteros», «Los vascos unos brutos», «los madrileños unos chuletas y prepotentes»… También encontramos «señales» esteriotipadas como:

Y podría seguir nombrando una lista interminable… Es difícil que seas de Bilbao, Valencia o Madrid y no hayas soltado ni una sonrisilla al leer esas «señales». Los estereotipos están ahí y hay que saber vivir con ellos, encajarlos y tomarlos con humor. Precisamente ésta ha sido la clave del éxito de Ocho Apellidos Vascos, el ser capaces de ir al cine a reírnos de nosotros mismos, de cómo somos, porque aunque en la película se «le cuelguen los estereotipos» a vascos y sevillanos, hay muchos extrapolables al resto de España. O ¿acaso nos somos todos los españolitos muy de dormir siesta? Por eso en España sí funcionan los tópicos, porque nos vemos reflejados en muchos de ellos o simplemente empatizamos con otros.

«Quien no sabe reírse de uno mismo está dejando esa tarea a otros».

 


Hoy en día que es difícil establecer el límite entre «tópicos» y «typical spanish» (paella, toros, sevillanas y olé), dado que el punto de vista que tienen los extranjeros sobre los españoles son tópicos o típicos que hemos generado nosotros mismos y que con el tiempo nos hemos encargado de «vender» por el mundo; y lo mismo pasa con los tópicos que tienen los turistas sobre los madrileños (ciertos muchos de ellos, he de decir). En el enlace: «España, ese tópico» o reflejados en este vídeo encontramos otros tantos:

España no es un «país de pandereta»; Simplemente tenemos mucho sentido del humor y nos gusta (o debería) reírnos de nosotros mismos. Quien más quien o quién menos cumple alguno de eso que llamamos «tópicos», que no nos de vergüenza reconocerlo. Todos tenemos diferentes costumbres y modos de comportarnos ante la vida, en la diversidad está el gusto. Soy madrileña y me han encasillado en muchas generalidades, así que volviendo a la película… Me gustaría reírme un rato con una segunda parte como «Ocho Apellidos Catalanes» y una historia de amor entre una madrileña y un catalán. Suena bien, ¿no?

Suscribete a Silvia Albert blog

Facebook Silvia Albert

Silvia Albert

Silvia Albert

Directora general / Agencia comma

Leave a Reply