Las newsletters son para las marcas una buena forma de conectar con sus públicos y mantenerlos informados regularmente de sus novedades. Sin embargo, hacer que éstas sean efectivas no es algo que se consiga por arte de magia. Por eso es importante que tengamos en mente algunas claves para poner en marcha una campaña de email marketing, así como dos aspectos esenciales: qué queremos comunicar y a quién se lo queremos comunicar.

Es una realidad que a lo largo del día recibimos más información de la que podemos consumir y también lo es que a nadie nos gusta que le ‘bombardeen’ la bandeja de entrada con emails cuyo contenido no aporta valor. De ahí la importancia de captar la atención si queremos que nos lean. Para ello el ‘asunto’ de nuestro correo jugará un papel esencial.

El asunto es lo primero que ven de nosotros, nuestra carta de presentación, y si queremos que funcione debe ser claro, llamativo, reconocible y conciso. De él dependerá en gran medida que abran nuestra newsletter y, por tanto, que alcancemos nuestros objetivos. Por eso, es muy importante que tengamos claro cómo redactar asuntos de newsletters que hagan que la tasa de apertura se multiplique.

Como es lógico, para que nuestra newsletter sea efectiva no sólo vale con acertar con el asunto. Hay otros aspectos que debemos tener en cuenta si queremos que el éxito de nuestra campaña de email marketing no se vaya diluyendo con el paso de los meses. ¡Veamos!

Calidad de los contenidos

El contenido, además de aportar valor, debe estar perfectamente alineado con los intereses del lector, resultarle relevante y no ser promocional sino original.

La disposición de la newsletter debe estar determinada por una jerarquización de los contenidos. De este modo, siempre debemos incluir el contenido más relevante en primer lugar, dotándole de más espacio y mayor peso visual. Otro aspecto clave es el de incluir, en la medida de lo posible, contenidos únicos en nuestra newsletter. Es decir, que no procedan de informaciones previamente colgadas en nuestro blog y/o página web, sino que han sido elaborados ad hoc para nuestro boletín.

Por supuesto, el que los contenidos sean de calidad y aporten valor es algo que, en los tiempos que corren, debe ir acompañado de forma obligatoria de un diseño 100% responsive, que permita su perfecta visualización y lectura en cualquier dispositivo móvil.

Regularidad

La regularidad es un aspecto clave si lo que buscamos es fidelizar suscriptores. Si la newsletter tiene una periodicidad mensual y, por lo general, se envía siempre el primer miércoles de mes, enviarla de repente la última semana, un día cualquiera, y la siguiente hacerlo a mediados de mes, puede llegar a despistar mucho a nuestro público, que incluso podría llegar a identificarlo como spam.

Para fidelizar lectores es importante acostumbrarles a recibir nuestro contenido de forma periódica y regular. Una buena estrategia para ello es la de establecer un calendario de publicaciones e ir trabajando los contenidos con tiempo, lo que nos dará mucho margen y, sin duda, ayudará a que cumplamos religiosamente con este calendario.

Innovación constante / nuevos formatos

‘Renovarse o morir’. Esta máxima que se aplica a nuestro quehacer diario en comunicación, también se debe aplicar en nuestras estrategias de email marketing. Si ofrecemos siempre lo mismo a nuestro público, con el mismo formato y la misma estructura, es probable que acabemos resultando algo repetitivos. Por ello, la innovación constante y la búsqueda de nuevos formatos dotarán a nuestra newsletter de mayor frescura, además de ofrecernos nuevas posibilidades.

Base de datos depurada

Nuestros suscriptores lo son todo para conseguir nuestro objetivo o, al menos, deberían serlo.  Precisamente por esto, de nada servirá todo lo anterior si dejamos que pasen las semanas y no depuramos nuestra base de datos. No tiene sentido que enviemos una newsletter a personas que no la leen. Una base de datos bien depurada, actualizada y al día, nos permitirá, entre otras cosas, que enfoquemos nuestro contenido a personas que realmente estén interesadas en él.

Enviar la newsletter a quien se la tenemos que enviar hará posible ofrecer una mejor experiencia de usuario, fidelizar suscriptores y, sobre todo, obtener mejores resultados. Recordemos que tan importante o más que saber qué vamos a comunicar es saber a quién se lo vamos a comunicar. Y esto es algo aplicable no solo a la estrategia de email marketing, sino a nuestra actividad diaria como consultores de comunicación.

 

Agencia comma

Agencia comma

Agencia comma

Leave a Reply