Mucho he leído estos días sobre la blogosfera maternal, a pesar de que llevo mucho tiempo inmersa en ella, a raíz del reciente estudio elaborado por Begoña González, directora de Relaciones con Clientes de la agencia de comunicación Best Relations en colaboración con Madresfera.  Este estudio, “Marcas y blogoesfera maternal: ¿Amor de madre?“, realiza un profundo análisis de la situación actual de la blogoesfera maternal, de sus orígenes, de sus etapas y también de sus inquietudes.

Desde que fui madre, he sido ansiosa consumidora en silencio de blogs. Me encantaba leer experiencias de otras madres como yo; ver que no era la única a la que le ocurrían determinadas cosas. Tenía la necesidad de no sentirme sola en el nuevo mundo de la maternidad y de esa forma lo conseguía. Además, como consumidora, siempre le he dado mucha más importancia a cualquier post hablando de un producto en concreto que a un artículo en cualquier revista especializada. Me parece una opinión más cercana, más real y mucho más probada. Con la llegada de mi segunda hija fui sintiendo la necesidad de formar parte activa en esta conversación, de opinar sobre determinados productos, de compartir mis propias experiencias (las buenas y las malas) y fue entonces cuando me decidí a abrir mi propia bitácora. Las historietas de mamá nació con la necesidad de encontrar una comunidad de la que aprender, con la que compartir y junto a la que crecer.

A raíz del reciente estudio de Best Relations, se está hablando también de la necesidad de la profesionalización dentro de esta gran blogoesfera, pero ¿de qué manera?, ¿con que objetivos? El informe refleja el malestar general de la blogoesfera en su relación con las marcas: “Un 6% califica su relación con las marcas como nefasta y un 24% como mala” y, por otro lado, reivindica la necesidad de que la marcas encuentren la forma de acercarse de manera adecuada a esta blogoesfera: “A un 29% de las blogueras no le gusta recibir notas de prensa y un 64% prefiere no recibir emails para completar bases de datos”. Todo esto me lleva a pensar: ¿se trata a los bloggers como medios de comunicación cuando realmente no lo son? Lo que está claro es que las marcas deben pensar en ello y encontrar la forma de acercarse a este nuevo lobby de manera mucho más eficaz.

Como autora de mi propia bitácora, soy de las que no quiere tener relación con esas marcas, o no, al menos, de esa forma. Me gusta tener la libertad de hablar abiertamente y con claridad de lo quiera. No quiero sentir la presión ni la obligación de hablar bien porque una marca me mande un producto para probar o me invite a formar parte de una evento o una presentación. Siempre contaré la realidad desde mi punto de vista. Si un día me apetece hablar de una marca en concreto, hablaré de ella porque quiero, y si otro día quiero compartir mi mala experiencia con algún producto, de la misma forma también lo haré. Igual que hablo de los aspectos positivos de la maternidad, comparto malas experiencias de mi día a día, buscando respuestas, apoyos o un simple consejo.

Por otro lado, como consumidora de blogs y de marcas, no me convence el hecho de encontrarme con posts patrocinados dentro de alguno de los blogs que sigo. Para mí pierden credibilidad, porque ¿eso no se llama publicidad? ¿Te has encontrado alguna vez un post patrocinado que hable mal de un producto, o que, simplemente, especifique todos los aspectos negativos del mismo modo que detalla todo lo bueno?

Creo, firmemente, que tanto marcas como blogosfera están atravesando una fase de pruebas necesaria para encontrar finalmente la forma correcta de colaborar. Ambas partes deben esforzarse por encontrar su sitio y no tirar por la borda todo lo que han conseguido hasta ahora. Pero nadie dijo que fuera fácil.

Natalia Martín

Natalia Martín

Administración y servicios generales / Agencia comma

16 Comments

  • pilar TA dice:

    Coincidio contigo cuando encuentro post patrocinados no me fio, es cierto que nunca nadie dice malo que también está bien conocer esos aspectos. Muy buenas conclusiones

    • Silvia Albert in company dice:

      Gracias Pilar!

      No me gusta ver que cada vez crece más el número de post patrocinados, no me parece una buena fórmula. Creo que las marcas deberían de pensar en ello y buscar otras vías, seguro que mucho más efectivas para promocinarse.

      También es verdad que hay dos tipos de post patrocinados. Los que están currados y hacen un buen análisis del producto, en los que no se ve la mano de la marca por ningún lado; y los que parecen estar escritos por la marca directamente.

      ¡Interesante debate!

  • Walewska dice:

    Mmmmm yo sí que hago patrocinados. Y no, no hablo mal de las cosas porque en el caso de que no tenga más que cosas malas que decir, simplemente no lo escribo. Lo he hecho más de una vez… Escribirle a la marca diciendo, mira, que no, que lo he probado y no me ha gustado. Tú no vas a querer pagarme por lo que yo tengo que decir, así que mejor no lo hacemos. Pero es que en mi blog no escribo nada poniendo a caer de un burro a nadie, así que tampoco tiene mucho sentido que lo haga en un patrocinado.

    Yo tengo la teoría de que la mentira tiene las patas muy cortas y en esta vida siempre sale más a cuenta ser honrada, contigo y con los demás.

    Esa es mi visión. Y espero ser capaz de transmitírsela a quien me lee. En todo caso cuántos post patrocinados hay que no lo dicen… Caramba, que lo sabes porque a ti te lo han ofrecido también… Al final poner que es patrocinado también implica una honradez de la bloguera y de la marca. Yo cuando leo un patrocinado intento mirarlo con ojos críticos, pero ni es mejor ni peor. Lo prefiero a la publi encubierta la verdad.

    Sólo es mi modesta opinión …

    • Silvia Albert in company dice:

      ¡Muchas gracias por tu comentario Sara! Sin duda es un debate muy interesante.

      Como le he comentado a Pilar, los post patrocinados se pueden hacer de muchas maneras. Se pueden hacer post patrocinados muy currados, exponiendo bien todos los aspectos de los productos y detallando los pros y los contras. Porque, ¿no siempre tiene porque ser todo bueno no?

      Pero, como sabes, hay posts patrocinados que “huelen” a la legua y que parecen estar escritos por la marca directamente. Y ya ni hablar de los que son patrocinados y no lo cuentan.

      Tampoco me gustan las campañas de las marcas que obligan a escribir estos post patrocinados en unos determinados días. Al final te hartas de leer post sobre los mismos productos. Creo que los departamentos de comunicación y marketing de las marcas deberían trabajar en dar a conocer sus productos con compañas mucho más atractivas y diferentes.

      ¡Es un tema que da para mucho!

      • Walewska dice:

        Mira, en eso coincido contigo, en que es mejor que haya algo malo, aunque sea pequeño, insignificante porque otorga credibilidad.

        A mí tampoco me gusta escribir en la misma fecha todo el mundo. Me parece una idiotez y un error. Cuando trabajaba en marketing tampoco me gustaba que la marca que yo representaba apareciera justo al lado del artículo que hablaba de él. Me parece que pierde credibilidad e impacto. Pero tal vez es algo personal y yo francamente si lo quieren en una fecha concreta y a mí me da igual… pues oye, ellos eligen.

        No sé, yo creo que es sentido común. Pero yo te garantizo que jamás hablaré de nada que no me guste y que no alabo por hacerlo. Por ponerte un ejemplo del que hablábais en twitter, debo ser la única a la que no le mandan la nonabox, y no me la mandan porque hace mucho tiempo que les dije que a mí no me convencía y que me parecía cara para lo que llevaba. Y que no tenía intención de hacer un post todos los meses glosando lo maravillosa que es. Pero como esto, otras tantas cosas…

        • Sin duda es un tema que genera mucho debate. Estamos en plena ebullición y las marcas están tanteando las “formas” de acercarse a los bloguers, que son muchos.

          Vivimos una época en la que sabemos lo que pasa hoy, pero no sabemos lo que pasará mañana… tendremos que esperar para verlo, pero estoy convencida de que el futuro de esta relación (marcas – bloguers) será muy distinto al presente que vivimos ahora.

          Ejemplos como el que has puesto te honran pero, por desgracia, sabemos que no todo el mundo es igual de honrado… Ahora también somos muchos, con el tiempo sólo permaneceran los buenos.

  • La Orquidea Dichosa dice:

    Me parece muy interesante tu post, aunque, por la parte que me toca, me apena que digas que un blog pierde credibilidad por hacer posts patrocinados. ¿En serio crees que yo os contaría una milonga en el blog?.
    Como no puedo hablar por otras, hablaré por mi misma. En mi blog no verás un post patrocinado hablando mal de un producto porque si no lo conozco y me gusta, es decir, si no es algo que recomendaría o de hecho ya recomiendo, no acepto. Si no lo conozco pido probarlo, y si no me convence volvemos a lo mismo, no hay post. Y sin es un producto que me mandan para probar, sin patrocinio de post, más de lo mismo, o me gusta o no lo saco. Evidentemente, que me guste no quiere decir que sea perfecto. Y desde luego siempre avisando de que es un post patrocinado.
    Para mi es el modo necesario de actuar, pero está claro que no todo el mundo lo hace así, ni todo el mundo avisa de los patrocinios, por mucho que digan.
    Así que no estoy de acuerdo en la pérdida de credibilidad, así en general, aunque si no veo que se cumplen ciertos parámetros entonces si que la pierden.
    Desde luego estamos en pañales, y nunca mejor dicho. Seguro que llegamos a un mejor escenario para todos ; )

    • Silvia Albert in company dice:

      ¡Muchas gracias por tu comentario!

      Como tú bien dices todo esto es nuevo, para marcas y para bloguers. Estamos más que en pañales y probando constatemente, pero no veo los post patrocinados como la mejor fórmula.

      Como usuario, no me gustan, pero es una opinión completamente personal. Como ya he explicado antes, es verdad que hay muchos tipos de post patrocinados, al igual que hay muchos tipos de marcas. Al final no todo el mundo cumple las reglas del juego y como en todo corremos el riesgo de acabar generalizando y que “paguen” justos por pecadores.

      Sin duda es un tema muy interesante y que da para mucho. Confío en que como tú dices lleguemos a un mejor escenario. ¡Será bueno para todos!

  • Adrián dice:

    Creo que no es un fenómeno único en la esfera de blogs de madres (y padres). Por mi trabajo, contacto a diario con bloggers de muy diferentes sectores y la situación y la sensación que me queda a mí es la misma. Creo que desde las agencias tenemos la misión de hacer una cierta labor de pedagogía con las marcas para que entiendan un nuevo mundo (el de internet, los blogs y las redes sociales), que muchas veces les viene grande. En muchas casos son personas que vienen de otra realidad empresarial y lo único que quieren es números (más seguidores en facebook, más followers en Twitter, más bloggers hablando de sus productos…), sin darse cuenta de que lo importante no es la cantidad, si no la calidad. Y que en internet muchas veces las marcas que más venden o mejor imagen tienen no son las que más machacan, si no las que hacen mejor uso de las plataformas que la red les brinda. Compartiendo con sus seguidores (‘compartir’, la esencia de las redes sociales) y no siendo un canal más de spam.

    • Gracias por tu comentario Adrián y totalmente de acuerdo contigo. Lo que quería poner de manifiesto es la manera en la que las marcas se acercan a los bloggers, sean del sector que sean. Comparto contigo que en muchas ocasiones no eligen el camino correcto, no enfocan bien su estrategía y lo peor de todo es que tampoco se dejan asesorar. Poco a poco tendrán que ir cambiando su estrategia, tiempo al tiempo.

    • LadyA dice:

      Yo lo entiendo de forma diferente… Para mi, patrocinado es pagado con dinero… Rn ese caso, imagino que se intenta hablar bien del producto. Por otro lado, si te envían un producto para probarlo, puede no gustarte y publicarlo o no… Creo que es importante que exista libertad de opinión respecto a los productos que se prueban.

      • Ese es el tema. Para mi no es un buen método. Normalmente una marca manda a varias blogueras una muestra de producto para que prueben (creo que casi siempre sin pagarte) y a cambio te piden que escribas un post sobre el producto en unas fechas determinadas. Y esto se traduce en lo siguiente:

        – Te encuentras en una misma semana un montón de post que hablan del mismo producto, hecho que a mi me aburre personalmente me aburre soberanamente.

        – Te encuentras con post que parecen escritos literalmente por la marca, todo son alabanzas, ¿nadie tiene alguna pega?

        Como consumidora: no me gusta
        Como bloguera: no me gusta

        • LadyA dice:

          Bueno, a mi nunca me han pedido que publique en una fecha determinada… Me aburre más esta moda de ahora que todos los blogs hablan de lo mismo un día a la semana… Llámalo carnaval o como quieras, pero yo, ver cada lunes, miércoles o viernes los post de los blogs con el mismo leit motiv hace que ni entre

  • LadyA dice:

    Yo, como blogger desastre que soy, no entiendo lo de patrocinado… Con eso os referís a pagado? O simplemente por probar un producto ya se considera patrocinio?

    En mi caso, he hablado de muchas marcas en el blog libremente, porque son productos que he comprado y me han gustado…. Y puede ser que llegues al blog y pienses que es patrocinado cuando la realidad es otra completamente distinta

    Y respecto a la libertad y la sinceridad, yo estoy probando las cajas de Nonabox y no me corto en decir si algo no me ha gustado…

    • ¡Gracias por tu comentario! A eso nos referimos, las marcas pueden ofrecerte el producto de forma gratuita para que lo pruebes o pueden incluso pagarte por probarlo, menos habitual.

      Yo también hablo de marcas en mi blog, de forma completamente libre, ese fue uno de los motivos que me animo a abrirlo, me apetecía compartir mis descubrimiento de tiendas molonas o productos chulos. Yo creo que cuando escribimos esos post libremente el tono sigue siendo el mismo de siempre y eso se nota. Al igual que tú yo también cuento los aspectos que menos me gustan y creo que eso da más credibilidad a lo que contamos.

Leave a Reply