Twitter se ha convertido en sus más de 8 años de existencia en una plataforma fundamental sin la cual no podría entenderse la comunicación moderna. La inmensa mayoría de los profesionales de la comunicación y de muchas otras áreas no han podido resistirse a los encantos de esta red social y es usada a diario como una de las principales fuentes de información, a pesar de que, obviamente, usar bien Twitter no nos convierte en periodistas como por arte de magia.

En mi caso el encuentro con Twitter fue un amor casi a primera vista. Aún con las dificultades iniciales para comprender cómo funcionaba, Twitter me sorprendió hace ya varios años por la sencillez de su plataforma, por su lenguaje propio, en nada parecido al de otras redes, y por la cantidad ingente de información y de personas interesantes que me encontraba a diario.

Sin embargo, a pesar de ser un estándar en lo que a plataformas sociales se refiere, y a haberse convertido en lo que muchos denominan como la «segunda pantalla» por su uso masivo junto a programas de televisión, Twitter no muestra en la actualidad sus mejores cifras. Recientemente se informaba de que Twitter estaba experimentando un retroceso en su uso y un crecimiento muy lento en su número de usuarios, sobre todo en comparación con otras redes como Facebook, Line o Snapchat.

Twitter: ¿renovarse o morir?

La estrategia de Twitter para mejorar estas cifras parece ser clara. En los últimos meses, la red del pajarito ha experimentado numerosos cambios, quizá demasiados para mencionarlos todos aquí, pero en resumen (y es algo que corroboran muchos profesionales del marketing y de la comunicación), la sensación es que Twitter se parece cada vez más a Facebook, sobre todo por el protagonismo cada vez más destacado de los elementos visuales −reyes indiscutibles de las redes sociales− y por una estética cada vez más amigable para el usuario.

Twitter trata con esta estrategia de hacer más fácil la experiencia del usuario que se crea por primera vez un perfil. La curva de aprendizaje de esta red siempre ha sido mucho más difícil y lenta que la de otras plataformas. Al nuevo usuario de Twitter le cuesta entender cómo funciona, mientras que en redes como Facebook apenas hay que explicar nada de su funcionamiento a los recién llegados porque su uso es bastante intuitivo.

Personalmente, creo que Twitter está perdiendo bastante «encanto» con estos cambios. Añoro esa plataforma sencilla, sin tanta carga visual, y esa dificultad en entender su funcionamiento que, antes o después nos enganchaba a muchos. ¿Qué opinan ustedes? ¿Creen que Twitter está perdiendo su esencia o son necesarios los cambios para una mejor comprensión de los usuarios?

Imagen: taringa.net

Oliver Serrano

Oliver Serrano

Consultor senior / Social media / Agencia comma

Leave a Reply