Las agencias de comunicación y marketing online tenemos una doble tarea: hacer ver al cliente el por qué necesita contratar nuestros servicios y  prestar dicho trabajo con la máxima profesionalidad a través de una forma comprometida e integrada con los objetivos que el cliente quiere para su marca y con el objetivo final de ponerla en valor.

Por ello, uno de los principales retos de las agencias debería ser el de alinear sus objetivos con los objetivos de marketing y ventas de la empresa. Sin embargo, para superar este reto es esencial que las empresas consideren a sus agencias como un ‘partner’, más que como un proveedor.

Hace unas semanas tuve la suerte de acudir a la primera Reunión de Agencias de Marketing Online, organizada por Aula CM en el Holiday Inn de Madrid. Más de 30 agencias de comunicación y marketing online se dieron cita para debatir y opinar sobre los problemas a los que se enfrentan diariamente las agencias, haciendo un breve repaso de los principales retos que éstas deben afrontar.

Para Peter Boland, uno de los ponentes de dicho evento y Consultor de Estrategia y Marketing de Vass Digital, una de las ambiciones de las agencias online debería ser la de perder precisamente ese término ‘on line’, ya que en el momento que te defines como ‘on line’ estás mostrando que tienes una limitación. “Lo que hoy es una especialización mañana puede ser algo obsoleto” señaló Peter.

Internet es un medio que requiere una evolución permanente y una grandísima capacidad de adaptabilidad, haciendo obligatoria la necesidad de reinventarnos casi a diario. Por ello,  ser capaces de adaptar el contenido a los distintos medios y canales es fundamental para poder dar valor a la marca, así como también lo es el hecho de no ponernos ningún tipo de limitación.

Igual o más importante es la necesidad de las agencias de tratar al cliente de forma empática, asumiendo sus problemas como propios y acabando con esa sensación de lejanía. Algunas marcas suelen estar acostumbradas a sus medios tradicionales y a muchas de ellas les produce cierta desconfianza salir de ahí, sin tener en cuenta las nuevas e interesantes puertas que abren las redes sociales en tiempos en los que la creatividad y la diferenciación son determinantes para poner en valor una marca.

Para cimentar esta confianza entre agencia y cliente, sería interesante planear estrategias y presupuestos en conjunto, empleando con el cliente un lenguaje accesible y cercano que sea capaz de entender, ya que éste no es un experto en comunicación y por tanto, no tiene por qué controlar ciertos tecnicismos.

Como dijo mi compañera Marta Rodríguez en su último post, para las marcas es importante crear planes a largo plazo y que éstos estén integrados dentro de la estrategia global de comunicación.

Las agencias de marketing y de comunicación deberíamos ser capaces de convertirnos en una extensión de nuestros clientes, aportando valor a sus marcas e integrándonos en las ventas del negocio. Pero para conseguir este reto resultaría interesante fomentar inversiones a largo plazo y dar un paso más allá en el análisis de datos.

Carlos Balaguer

Carlos Balaguer

Consultor / Agencia comma

Leave a Reply