¿Usar Snapchat con más de 30?

En mi próxima reunión de tuiteros anónimos tuitearé: Hola soy Rosa del Blanco, bien entrada en la treintena y me estoy enganchando a Snapchat. Nunca digas nunca. ¿Snap-qué?. La red social que más utilizan los jóvenes. ¡Buf! Que pereza, responderá la mayoría, ya tenemos demasiadas redes sociales, me pilla demasiado mayor.

Renovarse o morir. Trabajando en comunicación no tenía otra opción. ¿Qué tiene esta red social que está a punto de salir a bolsa? Tenía que averiguarlo. Y he descubierto por qué es la red más usada por los jóvenes a nivel mundial. Es adictiva, rápida e ingeniosa.

No pretendo ofrecer un tutorial, para eso ya está la Guía definitiva para entender Snapchat de Vilma Núñez.  Sólo voy a dar algunas recomendaciones para animar a los no nativos digitales a probar esta red y dejarse llevar por la comunicación del instante.

  1. Lo primero que tienes es que ponerte delante del espejo. Di tu nombre en voz alta y luego repite conmigo: nunca se es demasiado viejo para probar los nuevos canales de comunicación. Hay abuelas que leen el iPad y hipsters que vuelven al vinilo. No te pongas límites y atrévete.
  2. Desnúdate de estereotipos antes de crear tu perfil. Deja de demonizar esta red sin conocerla. Los jóvenes comunican de otra forma, sí, pero no son tontos. Su forma de comunicación no es peor, sólo diferente. Abre la mente y lánzate.
  3. No pienses en todo lo que te andan diciendo por ahí de lo difícil que es la interfaz de Snapchat. No es para tanto. Me recuerda a lo de tener hijos, todo el mundo te cuenta lo malo y te dicen que te prepares para lo peor, y luego no era para tanto.
  4. Busca un amigo no nativo digital que se abra la cuenta a la vez contigo. Las penas compartidas son risas.
  5. Busca otro amigo nativo digital, un primo, un sobrino, un hermano pequeño y haz que se te convierta en tu guía por la red fugaz.
  6. Ya con tu perfil y ayudantes, llega el momento de prueba y error. Pide rescate a Google para las dudas que te vayan surgiendo en el camino. Lo mejor es que cada día podrás volver a crear una nueva historia y no quedará rastro de la anterior. Pues tu historia sólo vive 24 horas. Y las conversaciones se borran al instante.
  7. Por último, no te olvides de resucitar a tu niño interior. Lo mejor de esta red es que te permitirá liberarte: explora, experimenta, déjate llevar por las posibilidades de la comunicación del instante. Reinventa el mundo en el que vives. Muestra ese que sólo tú puedes ver.

Descubrirás que en 10 segundo puedes compartir tu mundo de una forma creativa, alterar la realidad para hacer esperpentos (a Valle Inclán le habría encantado esta red). Puedes cambiar el mundo de color. Acelerarlo o ponerlo a cámara lenta. Cambiarte la cara con un amigo. Hacer memes de tus enemigos o ponerle orejas de gato. Incluso decir te quiero con música y corazones, y luego no dejar rastro.

Para los que nos dedicamos a la comunicación las posibilidades son infinitas. Las empresas podrán innovar para conectar con los jóvenes, de hecho aunque al principio dudaban, las marcas ya lo están haciendo. En PR Daily resumen algunas ideas de cómo hacer márketing con Snapchat. Mientras Snapchat busca como rentabilizar con los formatos publicitarios. También se abren muchas posibilidades para los medios de comunicación, estoy seguro de que se inventarán nuevas formas de narrar las noticias y hacer periodismo. Como decía mi compañero Carlos Balaguer es el momento del periodismo de dar el salto digital.

Como storyteller lo tengo claro… Ya me veo escribiendo “snapturatura” a diario. Literatura de 24 horas. ¿Y por qué no?

Rosa

Rosa

Directora del área de comunicación del sector financiero / Agencia comma

Leave a Reply