Yo lo tengo claro, para mí un blog era, es y será una bitácora. Desde que comencé a adentrarme en este mundo y me convertí en fiel consumidora de blogs, especialmente de temas relacionados con la maternidad, la educación y la crianza, siempre han sido eso, bitácoras. Diarios donde encontrar experiencias y vivencias contadas de manera cercana y en primera persona. Eso fue lo que me enganchó a consumirlos.

De un tiempo a esta parte veo como muchos blogs se están convirtiendo en algo más, “profesionalizándose” en un mundo en el que cada día el número de blogs crece de manera brutal.  Algunos blogueros han sentido la necesidad de ser algo más y han visto en sus bitácoras la posibilidad de dar un paso adelante. Su conocimiento, su forma de contar y compartir, con gran potencial, les ha dado la oportunidad de evolucionar.

Pero… ¿dejarán de ser bitácoras para convertirse en algo más parecido a un “medio de comunicación” o seguirán fieles a su esencia? Algunos blogueros lo han conseguido ya, siendo algo más. Sus blogs ya son referentes en el mundo de la maternidad y muchas marcas ven en ellos un gran potencial para dar a conocer sus productos o novedades entre los “enganchados” lectores. Otros blogueros compaginan exitosamente sus bitácoras con participaciones en medios como influencers o incluso como “marcas” reconocidas en el sector, gracias al prestigio que han conseguido tras años de trabajo en su blog. ¿Será ese el camino? ¿Este cambio dará lugar a nuevo tipo de “medio”?

Como lectora y consumidora de blogs, yo me quedo con las bitácoras, profesionalizadas o no. Me quedo con esos diarios que me invitan a leer sus historias y que me enganchan con su manera de contar.  Algunos más profesionales y otros más de “andar por casa” y perfectamente válidos, pero me quedaré con los que de verdad sienta cercanos y auténticos me cuenten lo que me cuenten y sigan fieles a su esencia a pesar de la “profesionalización”.

Y tú ¿con cuáles te quedas?

Agencia comma

Agencia comma

Agencia comma

13 Comments

Leave a Reply