25 años, 25 razones.

Agencia comma

Aquí empezó todo. Un pequeño estudio de no más de 40 m2 en la céntrica calle del General Pardiñas, en pleno barrio de Salamanca. Una cesión temporal. Y un par de consejos de dos profesionales de nivel: “no crees una empresa, Silvia; se vive mucho mejor trabajando por cuenta ajena”. Corría el 1 de marzo de 1999. Nunca he vivido de la obediencia.

Entonces usábamos mucho papel. Y también fax, dos líneas, por si las moscas. Y muchas fotocopias, por cada medio, por cada periodista, por cada envío. El mensajero traía cada mañana un sobre grueso con cientos de fotocopias de recortes de prensa y el portero nos entregaba todos los periódicos en papel que el quiosquero de la esquina traía. La lectura de la prensa llevaba su tiempo; ofrecía mil escenarios de oportunidades. Y dos clientes; uno, financiero; otro, tecnológico. Ambas, empresas de referencia. Acababa de estallar una nueva revolución: las punto com. Estar en el sitio oportuno en el momento adecuado. Jugar bien las cartas.

Mis hijos eran pequeños. Mi matrimonio, inestable. Los retos, muchos de ellos inimaginables. La osadía, osada.

No pasó ni un año y Pardiñas ya se nos había quedado pequeño. Nos fuimos a la calle Princesa, a un segundo piso de un edificio mixto de vecinos amables, olor a cocido y luz escasa. En el baño había bañera. Nunca pusimos cortinas. Era un piso de pasado y de paso. Desde allí construimos mil historias, inventamos aventuras y disfrutamos del trabajo bien hecho. Muy bien hecho. Pasamos de marca en marca, evolucionando para intentar encontrar el traje que mejor nos vestía. 

La luz se nos hacía ausente con demasiada insistencia y decidimos buscar más espacio. La familia seguía creciendo y, a pesar del descalabro de las punto com, nuestra experiencia había multiplicado nuestro conocimiento y reconocimiento. Empresas farmacéuticas, inmobiliarias, despachos de abogados, transportes, industria, administración regional, turismo… Fuimos la primera consultora de comunicación en asomarnos a hablar de y en las redes sociales y plantearnos un mundo digital no sin muchas críticas por ser tan frikis e inconscientes. La vida, que se afana en sus demostraciones, nos terminó por acompañar, con rotundidad.

Así llegamos a la calle Fuencarral, “entre Bilbao y Quevedo” como decíamos a nuestras visitas para situarlas en el espacio. Nuestro barrio, nuestro territorio. Desde allí salimos y entramos pandémicamente, mientras nuestro casero evitaba hablar con mujeres – “no son interlocutoras adecuadas”, afirmaba – y mantenía férreamente un alquiler desmedido. Se nos quebró la confianza en la gente, solo en la mala.

El nombre propio se nos había quedado pequeño. Nuestro traje encontró su mejor modelo. “Te deseo cariño” o “Te deseo, cariño”. Lo importante es el detalle, lo bien hecho, la excelencia, el oficio. La coma sí importa: comma.

Vestidas de gala, en septiembre de 2022, abríamos Atmósfera comma, un espacio para la libertad, para el cambio, para la transformación. A pie de calle, vecino a vecina, amable. Desde aquí, hemos descubierto que la historia de comma nace del equipo, de su diversidad que pone la comunicación al servicio del cliente. Y hoy nos toca soplar las velas con orgullo. Son 25 años. Ni uno más. Ni uno menos. Mil aprendizajes y una seguridad: comunicar es poder

25 años, 25 razones

Y es poder…

  1. porque honra el oficio
  2. porque saca del anonimato a las marcas
  3. porque quiebra el guión establecido
  4. porque es pasión
  5. porque hace las marcas reales
  6. porque rompe barreras
  7. porque permite un aprendizaje constante
  8. porque es transparencia
  9. porque convence
  10. porque abre el pensamiento de los integrantes de las organizaciones
  11. porque es valentía
  12. porque consolida la reputación
  13. porque es arte
  14. porque conecta personas, emociones, propósitos
  15. porque enamora
  16. porque permite influir
  17. porque consolida los pilares sobre los que construir
  18. porque es escucha
  19. porque muestra historias sobre lo posible
  20. porque guía en el propósito
  21. porque inspira
  22. porque es generosidad
  23. porque acompaña el crecimiento
  24. porque requiere curiosidad
  25. Y porque es pura vocación.

25 años después sigo orgullosa de pertenecer a este sector. Me siento parte y responsable. Estoy feliz de haberme encontrado con profesionales maravillosos, gente buena de raíz – gracias de corazón a todos ellos- y acepto que, para valorar lo bueno, transites lo que no lo es tanto.

Solo puedo sentirme agradecida. Gracias especiales a todas y cada una de las empresas, empresarios/as e instituciones que han puesto su confianza en nuestra forma de hacer las cosas. Algunos de ellos confían en comma desde hace 25 años. Eso sí que es una prueba de excelencia. 

Pero hoy solo pienso en hoy, y en la tarta con 25 velas que soplaré junto a las y los que creen que otra forma de hacer comunicación es posible: con pasión, con oficio, con poder. 

Como decía la gran Violeta Parra, gracias a la vida.

Últimos posts

Categorías

Etiquetas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

comunicacion