Booktubers: re-descubrir el placer de la lectura a través de la pantalla

Claudia Boesser

Te explicamos quiénes son los booktubers y cómo han conseguido acaparar la atención de una nueva generación de lectores. ¿Sabías que en la era de la hiper digitalización y el sobreestímulo, existe un rincón en Youtube que anida una comunidad que anima a su audiencia a desempolvar el olvidado arte de leer?

¿Qué es un booktuber?

El fenómeno «booktuber» comenzó alrededor de 2009-2010 entre usuarios de países anglosajones, aunque con los años ha ido ganando popularidad entre los usuarios hispanohablantes.

En esencia, los booktubers son personas que tienen un canal en Youtube dedicado a hablar sobre libros. Por norma general, suelen ser jóvenes, en muchos casos no llegan a la treintena, que comparten con su audiencia, de una forma amena y muy cercana, su pasión por la lectura.

Es decir, hacen lo que se haría típicamente en los clásicos clubes de lectura de antaño, pero a través de una pantalla y con un poder de alcance infinitamente mayor, convirtiéndose en un activo muy valioso para las editoriales.

A diferencia de otro tipo de perfiles que podemos encontrar en YouTube (por ejemplo, los «vloggers» o canales «lifestyle», que abordan temáticas más variadas y de carácter mucho más personal), los canales de los booktubers tienden a ser prácticamente monotemáticos, ya que el porcentaje de videos publicados sobre temas ajenos a la lectura suele ser ínfimo. Para los booktubers, los libros son el epicentro de su marca personal y de su comunidad.

Diferencias entre booktubers y booktrailers

 Aunque tienen cierta relación, booktrailers y booktubers no son lo mismo.

  • Cuando hablamos de booktrailer nos referimos a la promoción de un libro de forma similar al trailer de una película. Suelen ser piezas intensas y de poca duración, en las que el foco es llamar la atención del público. Se trata de un formato que cada vez es más usado en las aulas, con el objetivo de incentivar la lectura.
  • Por otra parte, el booktuber hace reseñas literarias en formato vídeo, que incluye su opinión sobre la obra o las impresiones de sus seguidores. Mientras que el booktrailer funciona como un teaser del contenido del libro, los booktubers hacen una reflexión sobre el mismo, ofreciendo una valoración personal y promoviendo su lectura.

En cualquier caso, ambas formas de promoción de los libros están íntimamente vinculadas al concepto LIJ 2.0 (Literatura y Lectura Infantil y Juvenil en la web social).

Categorización de los contenidos de los booktubers

Al igual que ocurre con cualquier otra comunidad de Internet, el mundo de los booktubers se rige por sus propios códigos, sus maneras particulares de funcionar e, incluso, su propia jerga.

Estos son algunos de los términos que se utilizan para describir las categorías de vídeos más populares en Booktube:

  • Reseñas literarias: Son el tipo de contenido más clásico. El booktuber comenta un libro que se ha leído y ofrece una valoración personal de su experiencia respecto a la lectura.
  • Wrap up: Esta es una de las categorías más populares, consiste en hacer un breve comentario de las lecturas realizadas durante un periodo de tiempo. 
  • Book Hauls: Este concepto, inspirado en los populares (y problemáticos) hauls de moda que acaparan Youtube, consiste en mostrar al espectador las últimas adquisiciones literarias.
  • Unboxing: Consiste en abrir, frente a la cámara, los paquetes de libros que reciben para mostrar su reacción “genuina” a sus seguidores. Estos libros pueden ser, o bien pedidos hechos por el propio booktuber o tratarse de regalos o envíos editoriales.
  • Bookshelf tour: El booktuber hace un recorrido de sus estanterías para enseñar su colección de libros completa. Suelen ser videos bastante largos, ya que la mayoría de estas estanterías tienden a acumular centenares de ejemplares.
  • Book Tags: Retos “virales” relacionados con la literatura. El objetivo es entretener a la audiencia y ofrecerles un contenido diferente al habitual.

¿Por qué tienen tanto éxito los booktubers?

 Hay varias razones que explican la gran acogida de los booktubers entre los lectores juveniles:

  1. Lenguaje llano, claro, conciso, directo y ameno. Los booktubers no son críticos, ni pretenden serlo, solo ofrecen su valoración u opinión de una obra literaria de una forma comprensible para su audiencia, evitando tecnicismos.
  2. Usan las plataformas de comunicación digital preferidas por su público, las redes sociales, y más concretamente YouTube, uno de los sitios preferidos por las nuevas generaciones para consumir contenido. Instagram y TikTok son otras de las redes en las que también tienen presencia.
  3. Son creíbles y percibidos como iguales por su audiencia, ya que destilan un aire amateur muy lejos de lo que puede suponer un profesional vinculado al mundo editorial.

Lectores en YouTube: metamorfosis continua

El panorama de la lectura está cambiando y lo hace a la velocidad de la luz. Sin embargo, lejos de desaparecer, los libros reviven gracias a la reinvención de la lectura, que se hibrida con los nuevos dispositivos y las nuevas formas de lectura que han aparecido en nuestra sociedad digital.

Los booktubers han sabido adaptarse a los nuevos canales y a los hábitos de consumo de las nuevas generaciones para hacer de algo tan antiguo como la lectura, algo novedoso. De esta forma, la lectura empieza a desligarse del canon culto heredado de los siglos pasados y se vuelve más social, holística y multicanal, dando forma a un nuevo prototipo de lector, que es, a su vez, un consumidor fascinado por las nuevas tecnologías y que emplea la red como máxima fuente de información.

Booktubers o cómo adaptarse a los cambios en comunicación

De esta manera, la lectura empieza a alejarse de la percepción de «obligatoriedad» que tienen muchos jóvenes y se empieza a asociar a una actividad voluntaria y placentera.

En definitiva, si algo podemos extrapolar del fenómeno booktuber a nuestra labor cómo consultores de comunicación, es la necesidad permanente de cambio continuo y adaptación. La comunicación está sumida en una metamorfosis constante y los profesionales de la comunicación debemos ser capaces de anticiparnos y amoldarnos a su impostergable transformación.

Mientras tanto, siempre es un buen momento para sucumbir al placer de parar y perderse entre las páginas de un buen libro.

El placer de la pausa, frente al frenesí.

Últimos posts

Categorías

Etiquetas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

comunicacion