Desde hace mucho tiempo, los profesionales del marketing y la comunicación hemos asimilado la importancia de las redes sociales como parte importante de la estrategia de marca. Hay miles de millones de usuarios activos en Facebook, millones en Twitter y así en cada una de las múltiples redes sociales. Y esto significa una enorme oportunidad aprovechando el uso de estas redes sociales para conseguir dar a conocer una marca, producto o servicio, difundir su contenido y llevar tráfico a una página web o tienda.

Pero además de construir una comunidad en medios sociales con los clientes actuales y seguidores, también debemos atraer y captar clientes potenciales, tarea que podemos llevar a cabo a través del Social Prospecting.

Pero, ¿qué es el Social Prospecting? Se trata del arte de escuchar a los usuarios a través de las redes sociales, la capacidad para saber identificar a los clientes potenciales, y participar e interactuar con ellos a través de contenidos que los atraigan hacia nuestra web o nuestra tienda. Y cada red social tiene herramientas que pueden ayudarnos con nuestro Social Prospecting.

Actualmente existen dos tipos de personas: por un lado nuestros seguidores o fans, y por otro, todos los demás. Por este motivo, dentro de nuestro trabajo se debe incluir la tarea de conseguir que la gente conozca lo que la marca ofrece. Y es ahí donde entra en juego el Social Prospecting y por lo que es una parte importante de nuestra estrategia de marketing en medios sociales.

Para llevarlo a cabo debemos empezar por una buena monitorización. Es fundamental identificar las palabras clave o frases a través de las cuales la gente nos encuentra al hacer sus búsquedas. También debemos incluir palabras clave sobre nuestros productos o servicios por las que nos gustaría que los usuarios nos encontraran, para detectar si la gente las está utilizando y hablando sobre ellas en los medios sociales.  Y, por supuesto, es fundamental hacer pruebas para llegar a detectar las palabras o frases clave más interesantes para nosotros. Se pueden realizar distintas pruebas para ir seleccionando y descartando, hasta dar con las que mejor se ajustan a nuestras necesidades y objetivos Si no estamos logrando engagement a través de las palabras clave seleccionadas debemos plantearnos un cambio de estrategia.  También puede ocurrir que consigamos captar la atención de los usuarios a través de estas palabras clave, pero que veamos que esta participación no tiene una conversión posterior a clientes de nuestra marca, entonces deberemos plantear un ajuste en la estrategia.
Pero hablemos de contenido…

Al elaborar nuestra estrategia de social media debemos haber establecido los objetivos, la audiencia target y las propuestas de contenido. Entonces llega el momento de utilizar ese plan para lograr los objetivos de negocio.

Si nuestro objetivo es llevar tráfico a la tienda online o web, deberíamos crear por ejemplo un post práctico o una oferta que mencione nuestro negocio. O si detectamos que un usuario está buscando un producto o servicio y no concretamente mencionando nuestra tienda en particular, engancharle con información de cómo nuestro negocio puede ayudarle o lanzar una oferta por utilizar nuestra empresa por primera vez.

Cómo medimos el éxito del Social Prospecting Lo que medimos se utiliza para valorar la consecución de los objetivos de nuestra estrategia, por lo que debemos identificar los indicadores que mostrarán el éxito de nuestras acciones. En cada caso esas métricas pueden ser diferentes, desde el número de visitas a una determinada sección de nuestra página hasta cupones canjeados o número de descargas.  También es importante realizar un seguimiento de cómo el público crece en nuestra redes sociales. Debemos analizar las características demográficas para ver si encajan en nuestro público objetivo, así como su comportamiento y engagement para ayudarnos a medir el éxito de nuestra estrategia. Debemos medir qué palabras clave están impulsando el comportamiento o la acción deseada. El Social Prospecting nos proporciona una oportunidad perfecta para conectar con nuevos clientes y hacer que se hable de nosotros, pero nuestra estrategia en medios sociales y el contenido serán cruciales para determinar su éxito.  La creación de contenido de valor es una parte muy importante de nuestra estrategia. Si el contenido no destaca entre todo el ruido que se genera cada día o no se percibe como útil, se puede afectar a cómo llegamos a nuestros clientes potenciales y si finalmente logramos su conversión.

Agencia comma

Agencia comma

Agencia comma

Leave a Reply