Ha llegado el año nuevo y, con él, las consabidas listas: próximos estrenos en el cine, libros que se publicarán en el año, propósitos personales que probablemente caerán en el olvido en la primera semana de febrero…

En el mundo financiero también se puede construir una particular lista: la formada por todos aquellos eventos que los inversores deberían tener en cuenta si saben lo que les conviene. Nadie en esta industria tiene una bolsa de cristal, pero hay elementos que se pueden prever teniendo en cuenta experiencias pasadas, escenarios actuales y situaciones que ya estaban en el calendario antes de empezar el año.

Silvia Albert in Company ha trabajado con clientes financieros desde su fundación en 1999, así que todos los años la agencia cuenta con información de primera mano sobre qué preocupa a los expertos, dónde ven valor y dónde peligro. Basándonos en los informes, comentarios y colaboraciones de algunos de ellos, podemos concluir que, en 2015, será muy importante vigilar: 

Las políticas de los bancos centrales…

Estamos en un momento de profunda divergencia entre la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos y el Banco Central Europeo (BCE). De la primera “esperamos ver subidas de los tipos de interés en la segunda mitad del año”, señala Alfonso de Gregorio, director de gestión de Gesconsult. La mayoría de expertos coincide en su visión con De Gregorio. Mientras, el BCE está en el extremo opuesto: el de poner toda la carne de los estímulos en el asador. Queda por ver si efectivamente lanza un plan lo suficientemente contundente como para aplacar las dudas del mercado.

…y su efecto en las divisas

Como consecuencia de lo anterior, en el terreno de las divisas lo lógico sería ver un año alcista para el dólar y bajista para monedas como el yen japonés (donde los tipos siguen al 0% y no hay expectativa de subida a corto plazo) o el euro. La moneda única, de hecho, se mueve en la zona de los 1,15 frente al dólar. Su nivel más bajo en más de una década y cada vez más cerca de la paridad que algunos expertos pronostican. Mención aparte merece su cruce con el franco suizo.

La volatilidad en los mercados

Se ha hablado mucho de las fuertes oscilaciones que han sacudido el mercado en los últimos meses. Pero situaciones como la provocada después de que el Banco Nacional de Suiza decidiera renunciar al control del tipo de cambio de la divisa del país muestran que la volatilidad parece haber venido para quedarse. Este año los inversores tendrán que buscar maneras de sacar ventaja de los movimientos de precios y también de protegerse de ellos. Por ejemplo con estrategias como la del fondo Seeyond Europe Min Variance, de la gestora Seeyond, filial de Natixis Global AM.

El precio de las materias primas, sobre todo del petróleo

Uno de los grandes protagonistas del cierre de 2014 y arranque de 2015 ha sido el petróleo. Los barriles de referencia en EEUU y Europa, el WTI y el Brent, están sufriendo duros recortes en el precio y los operadores de mercado no esperan que haya una recuperación notable en este sentido, al menos en próximos meses. Las lecturas de este hecho son tantas que dan para una enciclopedia, pero vamos a decantarnos por el pensamiento positivo: el ahorro que supone para España un petróleo bajo 60 dólares es indudable. En palabras de Alberto Spagnolo, director de inversiones del banco privado Julius Baer, “por cada 10 dólares que se abarata el petróleo, se produce un ahorro de alrededor del 0,1% del PIB sobre el déficit por cuenta corriente de nuestro país”.

Los eventos geopolíticos

Todos los años la geopolítica se cuela en la lista de elementos a vigilar. Y parece que 2015 no va a ser una excepción. En 2014 fueron protagonistas países como Ucrania, Argentina y su debacle con el peso o Rusia y la suya con el rublo. Este año ha comenzado con la resurrección de un viejo fantasma: el de una hipotética salida de Grecia de la zona euro. Este hecho, por no mencionar el desgobierno de Italia, sobre todo tras la dimisión de Giorgio Napolitano, son la prueba que no hay que ir demasiado lejos para comprender que las tensiones políticas y los conflictos tienen cada vez más influencia.

La inflación… y otros datos macroeconómicos

El coste de la vida está en horas bajas a este lado del Atlántico y una de las palabras que más suenan cuando se habla de las perspectivas de la economía europea es ‘deflación’. Y es que la inflación de la zona euro va hacia la senda negativa en los primeros meses del año y “aunque este comportamiento debería ser temporal y la inflación debería volver a terreno positivo en marzo, el riesgo de que la ‘negatividad’ se alargue es alto”, señala el equipo de research de Bank of America Merrill Lynch en uno de sus últimos informes Euro Area Economic Viewpoint.

Más allá del IPC, hay otros datos que conviene vigilar. No es difícil imaginar que, en pleno año electoral en España, los datos de PIB y creación de empleo estarán a la cabeza de la lista macroeconómica.

Los ‘cisnes negros’

Si algo hemos aprendido de estos años de crisis, es que debemos estar preparados hasta para lo inesperado. El término ‘cisne negro’, acuñado por Nassim Taleb, hace referencia a aquellos eventos de mercado altamente improbables que acaban sucediendo. Siempre puede haber sorpresas más o menos desagradables, así que lo mejor es conocer bien los activos en los que se invierte, comprender sus riesgos. A la hora de seleccionar, por ejemplo, una acción, fijarse en lo que hacen gestores como los de Jupiter, que “invierten en compañías, no en valores: no miran los ratios, sino al equipo gestor”, señala Gonzalo Azcoitia, responsable de ventas para España de la firma británica.

Para tener éxito en este mundo de incertidumbres, también es importante ser consistentes. Es decir, “marcarse metas personales realistas y seguir nuestro plan más allá de lo que haga el mercado a corto plazo”, señala Sophie del Campo, directora general de NGAM para Iberia y Latinoamérica. Al fin y al cabo, la inversión es un camino vital, en el que los resultados muchas veces se aprecian sólo mirando atrás… y hacia delante.

 

Agencia comma

Agencia comma

Agencia comma

Leave a Reply