Cualquier comparecencia pública, del tipo que sea, debe contar con un objetivo concreto que permita elaborar una micro estrategia de actuación ad hoc. Por eso es fundamental tener siempre en mente el público al que nos vamos a dirigir, así como el por qué estamos donde estamos y con qué propósito.

Sin tener esto claro no será posible lograr una comunicación efectiva. Sin embargo, si estamos seguros de qué queremos conseguir y tenemos en cuenta los siguientes puntos, seguro que será mucho más fácil:

La mejor improvisación es una buena preparación

comunicación efectiva para portavoces

La improvisación no tiene cabida en la comunicación estratégica. Nunca te pongas delante de un periodista sin tener claro de qué quiere hablar él y de qué quieres hablar tú. Lleva un argumentario contigo, interioriza tus mensajes clave y no intentes dar más de tres. Éstos, trata de reiterarlos a lo largo de la comparecencia.

Escucha con atención, piensa y después, responde

comunicación efectiva para portavoces

Un error habitual es estar pensando en lo que queremos contar en lugar de escuchar con atención qué nos están preguntando. El subconsciente, cuando estamos ante un periodista, nos puede traicionar. Escucha atentamente cuál es la pregunta, decide cuál es el mensaje clave dentro de esa pregunta y responde con seguridad.

No dejes que los demás hablen por ti

Siempre hay que llevar la iniciativa. Dirige tú la entrevista o el encuentro; lidera la conversación. No entres en temas que no quieras entrar y lleva la conversación a tu terreno, hacia lo que realmente es interesante para tu organización. Cuanto más controlemos el mensaje y menos dejemos a la interpretación del periodista, más fácil será dirigir una conversación.

Colocar el mensaje es lo prioritario

comunicación efectiva para portavoces

Antes de ponerte delante de un periodista es importante que hagas el ejercicio de pensar el titular que te gustaría leer al día siguiente en los medios. Este titular debe resumir de forma clara y directa nuestro mensaje, para lo que es esencial emplear frases cortas y sencillas: sujeto, verbo y predicado.

Repite tu mensaje

comunicación efectiva para portavoces

Siempre que tengas ocasión, repite tu mensaje y emplea diferentes argumentos que te permitan enfatizar lo más importante de lo que quieres transmitir. No dudes en reenfocar algunas preguntas para poder contextualizar el mensaje. La clave está en saber redirigirlas hacia tus intereses. Una buena preparación previa y tener muy interiorizados los mensajes, siempre será de ayuda. No dudes en ayudarte de ejemplos para hacerte entender; cuanto menos se deje a la interpretación, mejor.

Lo más importante, siempre al principio

comunicación efectiva para portavoces

El orden de la exposición debe siempre iniciarse por lo más importante y siempre que puedas, repítelo justo antes de terminar para reforzar el mensaje. No te vayas por las ramas, centra tu discurso y sé claro, conciso y directo.

Adecúa el uso del lenguaje a la situación

comunicación efectiva para portavoces

En función del perfil del público al que va dirigida la comparecencia habrá que emplear un lenguaje u otro. Es importante mantener la autoridad en el tono para lograr un mismo registro desde el principio hasta el fin de la intervención y tratar que éste no disminuya ante preguntas incómodas o complicadas de responder. Combinar el ritmo con el tono ayudará a enfatizar mensajes. Ante la duda, siempre es preferible emplear un lenguaje más sencillo ante una audiencia supuestamente entendida en la materia, antes que perder la oportunidad de transmitir un mensaje comprensible para la mayoría.

No olvides que todo comunica

comunicación efectiva para portavoces

Debemos tener presente que nuestro cuerpo también habla y transmite mucha información; controlar las técnicas de lenguaje corporal es tan crucial como controlar el mensaje. Evita cruzar tus manos fuertemente o sentarte muy forzado. Deja que el aire entre bien en tus pulmones. Ten claro que lo que no decimos es igual de importante que lo que decimos. Los gestos, nuestra postura o una simple mirada pueden llegar a transmitir tanto o más que una frase.

Antes de cualquier comparecencia ante los medios de comunicación y, además de la preparación, es importante creernos nosotros mismos lo que somos e interiorizar nuestras propias fortalezas y la gran capacidad de dar soluciones apropiadas para cada una de las necesidades actuales o futuras que pueda tener la audiencia a la que nos vamos a dirigir.




 

He leído y acepto la política de privacidad

Carlos Balaguer

Carlos Balaguer

Consultor / Agencia comma

Leave a Reply