¿Cuál es el papel de una agencia de comunicación como la nuestra en la sociedad de hoy? Internamente y de forma reiterada nos hacemos esta pregunta. Puede parecer que existe una respuesta simple, pero no es así.

El contexto y el sistema empresarial en el que nos movemos se asienta en el paradigma del máximo beneficio económico posible, un paradigma que ha logrado a lo largo de las últimas décadas un nivel de riqueza, prosperidad y cooperación social insuperable, aunque persistan ciertas desigualdades. Es este último punto, el matiz de la desigualdad, el que hace que el paradigma requiera un replanteamiento.

El paradigma del máximo beneficio económico, intentando eliminar las desigualdades que generan, se está transformando en el paradigma de la prosperidad compartida, inclusiva y duradera para todos.

Prosperidad es también bienestar económico. Igual que las personas no podemos vivir sin comer, las agencias (empresas) no podemos vivir sin beneficios. La mayoría de nosotros no vivimos para comer, así que tampoco las agencias existimos solo para lograr beneficios. Es la hora de la gobernanza:  tener muy claro nuestro papel y nuestra responsabilidad para con las personas y la sociedad, más aún en estos momentos pospandemia.

Nuestro papel actual como empresa es entregar unos servicios de comunicación con el valor suficiente para que tengan un impacto positivo en todas las partes interesadas. Cuando hablo de todas las partes, me refiero a las personas que hacemos la agencia, a nuestros clientes, a sus clientes, a nuestro sector, a su sector, a nuestra sociedad y al medio ambiente, pero con una especial sensibilidad hacia cada una de las personas que hacemos que este sistema sea un sistema vivo e interdependiente.

Primero pasos: propósito y valores

Dicho todo lo anterior, en nuestra agencia de comunicación hemos tomado consciencia de la importancia del nuevo paradigma y de su gobernanza. Con el objetivo de convertirnos en una agencia de futuro y comprometida con la sociedad y el entorno estamos comenzando un nuevo camino, conscientes de los retos, cambios y oportunidades que nos encontraremos.

El primer paso, el que nos guía, es establecer el propósito fiel de comma, ese espíritu, pasión y diferencia que hemos tenido y queremos mantener. El siguiente paso es tenerlo claro y asimilar los valores, aquello que sustenta nuestra actividad productiva y sienta las pautas de comportamiento de las personas de comma y entre ésta y nuestros clientes.

El propósito y los valores tradicionales se amplían notablemente al estar implicados un conjunto más amplio de ‘interesados’; al ser conscientes de la interdependencia de todos; y por la redefinición de la forma en que las personas percibimos el éxito en el mundo de las empresas. Esto no va de dar una imagen de ‘verdes’ y ‘buenos’; esto va de un crecimiento constante pero sólido en los resultados de la agencia, al tiempo que ofrecer un beneficio tanto a las personas como al medio ambiente, donde el propósito y los valores tienen que estar a la altura de las actuales circunstancias y a esta forma de vivir y sentir la agencia.

Uno de los valores de la agencia es la transparencia, por ello podemos y queremos hablar de este camino que estamos recorriendo, convencidos de que nos permite unirnos a una comunidad de otras empresas dedicadas a propósitos y objetivos similares, aprendiendo de ellos y compartiendo con ellos nuestras mejores prácticas, esto es interdependencia y entusiasmo por construir una nueva economía donde el éxito se mida por el bienestar de todas las personas involucradas, de las sociedades y de la naturaleza, mucho más en este momento de la pospandemia.

Estamos en camino, te iremos contando.

Imagen: Jordan Madrid / Unsplash



 

He leído y acepto la política de privacidad

Eduardo Rios

Eduardo Rios

Director de gestión global / Agencia comma

Leave a Reply