Con la que está cayendo por el mundo y aquí seguimos. No sé si es el momento, aunque es el momento: 10 de marzo. 23 años empresariales no se cumplen todos los días. Toca decir algo.

Y con este enorme (o pequeño) motivo, aprovecho para hacer balance y aproximar algunos aprendizajes, 23 para ser exactos, como las velas imaginarias que soplaremos hoy el equipo que conforma la familia comma mientras brindamos por un año, cuando menos, consciente.

Ahí vamos:

  1. Aunque parezca mentira, nunca dejamos de aprender, cada día, de los aciertos y de los errores; de la innovación y de la tradición. Hacer un buen cocktail del pasado y hacia el futuro para dar tu mejor versión del presente es nuestro reto diario.
  2. No hay mejor carta de presentación que un trabajo bien hecho. El papel lo aguanta todo, pero el día a día es el único que puede demostrar fehacientemente la coherencia entre lo que dices que haces y lo que realmente haces.
  3. Hay una asignatura pendiente en el sector de la comunicación (además de en otras muchas): la ética. Nos solemos ver atrapados en nuestras propias trampas y la presión de la facturación juega siempre en nuestra contra. Todavía tenemos mucho por hacer aquí.
  4. La individualidad solo es posible si está al servicio del grupo. Somos indispensables en la concepción global del todo. Uno para todos y todos para uno.
  5. Hasta en las mejores familias hay desencuentros. Intentar alcanzar la perfección es la receta más certera para la frustración.
  6. “La excelencia no es un momento fugaz, es un hábito”. Aristóteles. Todo lo que añada, sobra.
  7. La condición de cliente no puede estar por encima de todo. Poner límites claros y rotundos en el trato entre empresa y cliente es la garantía de que no se traspasan aspectos tan importantes como el respeto o la educación.
  8. “La duda es la maleta más valiosa del equipaje de los genios y la que más falta en los fanáticos”. Edmon H. Fisher. ¿Por qué le tememos tanto a la duda?
  9. El apellido ‘agencia de comunicación’ suele llevar implícito inconscientemente un 50% menos de presupuesto. ¿Hasta cuándo vamos a seguir comprando esta leyenda?
  10. Hay que huir de esos amores platónicos que parece que no pueden vivir si ti y te exprimen hasta el alma. Solo buscan palmeros avezados.
  11. La reputación existe… y es medible. Por ello la palabra dinero no debería asustarnos tanto. Solo siendo conscientes de lo que vale nuestro trabajo veremos cuánto de rentable es lo que hacemos.
  12. “El compromiso es la acción que habla más alto que las palabras”. S. Lehman. Y ese compromiso, lo he visto en clientes que nos valoran con un 10 y a los que llevamos acompañando desde que empezamos.
  13. La mejor travesía se hace con la mejor compañía. No se puede saber de todo, pero sí saber quién puede acompañarte en el viaje. Rodearse de los mejores para dar el mejor servicio es fundamental.
  14. “Tenemos arte para no morir de la verdad”. Friedrich Nietzsche. La comunicación es el arte de conectar.
  15. Solo una comunicación consciente nos puede hacer tomar las riendas de nuestra labor profesional. Tenemos una responsabilidad para con la sociedad y, en un entorno infoxicado como en el que nos encontramos, nuestra tarea es más necesaria, urgente y exigente que nunca.
  16. Nuestra función tiene un poder inconmensurable para lo bueno y para lo malo. Es fácil distraerse y caer en lo turbio. Hay que permanecer muy atento para identificar si te estás enfangando.
  17. Aunque suene un poco estrafalario, es fundamental tener ganas de transformar el mundo. Limitarse a cubrir el expediente se me ha quedado corto casi siempre.
  18. Las palabras crean realidades. Este es un gran peso y una enorme responsabilidad. Es imperativo tomar conciencia de ello.
  19. El tiempo sí cura las heridas. Hay que seguir. No importan los obstáculos, las trampas, las distracciones. Te hacen más fuerte (que no es lo mismo que insensible).
  20. Hacer que las cosas sucedan es un extraordinario don que se acrecienta con la práctica. La proactividad no sólo es necesaria, es prioritaria.
  21. “Vulnerabilidad no es debilidad. Se mide lo valiente que eres según lo vulnerable que estás dispuesto a ser”. Brené Brown. Hablar de vulnerabilidad en el entorno empresarial puede resultar osado. Pero no lo es.
  22. La inspiración es la cuna de la energía que necesitamos para actuar a diario y contagiar a los demás. Nunca es suficiente.
  23. A pesar de los años transcurridos, seguimos teniendo que enfrentarnos al desconocimiento de nuestra función dentro de las organizaciones. Es verdad que se ha avanzado bastante pero todavía queda un largo recorrido. comma sigue comprometida a ello.

Pero hasta aquí hemos llegado y aquí estamos (espero que por muchos años más). Sentimos mucho orgullo, y al mismo tiempo responsabilidad, por el trayecto recorrido y por todas las personas y empresas que nos acompañan y nos han acompañado. Solo nos queda seguir en el camino aportando, creando, transformando… Nos encantan los retos y las buenas compañías. Y, por ello, seguimos contando contigo. ¡Felices 23!

Silvia Albert

Silvia Albert

Fundadora y CEO / Agencia comma

Leave a Reply